lunes, 10 de julio de 2017

Proverbios chinos llenos de sabiduría




¿Por qué tiene tanto éxito todo lo que tenga que ver con la sabiduría oriental? ¿Tiene algo que ver el cine y la literatura?
Sea como sea, la sabiduría que procede de Oriente está envuelta por un halo de misterio o de mito que siempre fascina. Prueba de ellos son los numerosos proverbios que nos llegan desde Oriente, especialmente desde China, que parecen encerrar grandes e incuestionables verdades. Muchos de estos proverbios son, en realidad, buenos consejos. Pero otros no son más que simples obviedades. ¿Lo comprobamos con esta lista de 100 proverbios chinos? Vamos allá.


1. El que teme sufrir ya sufre el temor
2. Conocer nuestra ignorancia es la mejor parte del conocimiento.
3. Si haces planes para un año, siembra arroz. Si lo haces por dos lustros, planta árboles. Si los haces para toda la vida, educa a una persona.
4. La flor del loto asoma inmaculada del fango.
5. Sin tigres en el monte, el mono es el rey.
6. El agua hace flotar el barco, pero también puede hundirlo.
7. Quien un día fue picado por una víbora, siente temor a una soga enroscada diez años.
8. Antes de ser un dragón, hay que sufrir como una hormiga.
9. Cuando hagas favores no los recuerdes. Cuando recibas favores no los olvides
10. La primera vez es una gracia, la segunda vez es una regla.
11. Las gotas de agua horadan la piedra.
12. El momento elegido por el azar vale siempre más que el momento elegido por nosotros mismos.



13. El hombre que no sabe sonreír no debe abrir la tienda.
14. Si no quieres que los sepan los demás, no lo hagas.
15. A los largos sentimientos, largas consecuencias
16. Hasta del árbol más alto caen sus hojas a las raíces.
17. Árbol elevado atrae el viento.
18. Caído el árbol, los monos se dispersan.
19. Reflexiona tres veces antes de obrar.
20. El más excelso conquistador es el que vence al enemigo sin descargar ningún golpe
21. Nada en el mundo es difícil para el que se propone hacerlo.
22. Quien mucho habla mucho yerra.
23. Quien cría un cachorro de tigre acabará herido.
24. Dar a un hijo mil onzas de oro no es comparable a enseñarle un buen oficio.
25. Nunca sopla viento favorable para el marino que no sabe en qué puerto fondear.
26. Apenas se calma una ola, surge otra.
27. Buena fama, hurto encubre.
28. La prisa no lleva al éxito.
29. Si el jade no está labrado, resulta inútil.
30. Los adversarios siempre se topan en un camino estrecho.
31. Incluso las torres más altas empiezan en el suelo.
32. El corazón jamás habla, pero hay que escucharlo para entender.
33. No temas al contrincante que se parece a un tigre, teme a los compañeros de equipo que se parecen a un cerdo.
34. Los bellos caminos no llevan lejos.
35. Quien todo lo quiere, todo lo pierde.
36. El arroz ya está cocido (a lo hecho, pecho).
37. La nieve presagia buena cosecha.
38. La venganza eterniza los odios.
39. El que domina su cólera domina a su peor enemigo.
40. No importa lo que hagas en la vida, hazlo con todo tu corazón.
41. Dale consejos sólo a aquel que busca conocimiento tras darse cuenta de su ignorancia
42. Si te escupen en la espalda, quiere decir que estás delante.
43. Así como el agua toma la forma del recipiente que la contiene, un hombre sabio debe adaptarse a las circunstancias.



44. Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; busca un nuevo camino para llegar a él.
45. Lo prudente no quita lo valiente.
46. Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos
47. Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.
48. El que domina su cólera domina a su peor enemigo. 
49. No importa lo que hagas en la vida, hazlo con todo tu corazón. 
50. Dale consejos sólo a aquel que busca conocimiento tras darse cuenta de su ignorancia.
51. Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos.
52. Cuando la garza y la almeja riñen, el que se beneficia es el pescador.
53. Las palabas son la voz del corazón.
54. Una pulgada de tiempo es una pulgada de oro.
55. El gorrión, a pesar de su tamaño, tiene todas sus vísceras.
56. Los verdaderos amigos se conocen en la adversidad.
57. En cielo despejado puede desatarse de repente una tempestad.
58. Si las vigas de abajo están mal, las de abajo otro tal.
59. Con firme voluntad se llega al triunfo.


       Si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí sin compromiso.



60. Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan solo deseos
61. Cada fracaso nos hace más sabios.
62. La tontería se sitúa siempre en primera fila para ser vista. La inteligencia, por el contrario, se sitúa detrás para observar.
63. Lo que comienza siendo una pequeña diferencia termina siendo una gran desigualdad.
64. En el mundo no hay banquete que no tenga fin.
65. El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, mas luego se clarifica.
66. Es siempre provechoso abrir cualquier libro.
67. El buen general sabe vencer, pero también saber no abusar de su victoria.
68. El barro se endurece al fuego, el oro se ablanda.
69. El trabajo entero de un año depende de un buen comienzo en primavera.
70. La experiencia del pasado, si no cae en el olvido, sirve de guía para el futuro.
71. La generación anterior planta árboles y la posterior se cobija a su sombra.
72. Quien comete muchas injusticias busca su propia ruina.
73. Aquel que pregunta es un tonto por cinco minutos, pero el que no pregunta permanece tonto por siempre.
74. Quien pisa con suavidad va lejos.



75. Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta.
76. El que se pone de puntillas no puede sostenerse derecho
77. La gente se arregla todos los días el cabello. ¿Por qué no el corazón?
78. Es más fácil variar el curso de un río que el carácter de un hombre.
79. Jamás se desvía uno tan lejos como cuando cree conocer el camino.
80. Es fácil esquivar la lanza, mas no el puñal oculto.
81. El dragón inmóvil en las aguas profundas se convierte en presa de los cangrejos.
82. La inocencia de un ratón puede mover un elefante.
83. Ni cuatro caballos galopando pueden recuperar la palabra empeñada.
84. Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa
85. Un pájaro no canta porque tenga una respuesta. Canta porque tiene una canción.
86. Hay un tiempo para ir de pesca y otro para secar las redes
87. Oigo y olvido; veo y recuerdo. Hago y comprendo
88. Si te caes siete veces, levántate ocho
89. El perro en la perrera se rasca las pulgas; el perro que caza no las tiene.
90. Todos los ríos van al mar, pero el mar no se desborda
91. Ni el hombre conoce cien días de felicidad, ni la flor conserva durante cien días su color.
92. Las buenas fuentes se conocen en las grandes sequías; los buenos amigos, en las épocas desgraciadas.
93. Un viaje de diez mil kilómetros empieza por un solo paso.
94. Hay que subir la montaña como viejo para llegar como joven.
95. No hay sol para los ciegos, ni tormenta para los sordos.
96. Nunca se pierden los años que se quita una mujer, van a parar a cualquiera de sus amigas.
97. Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso.
98. Cuando se apunta a la Luna, el tonto se queda mirando el dedo.
99. El que ha desplazado la montaña es el que comenzó por quitar las pequeñas piedras.
100. Es más fácil saber cómo se hace una cosa que hacerla

¿Conocías alguno? Pues ahora dinos: si tuvieras que elegir tres, ¿con cuáles te quedarías? 


                                                                                               Escrito por @NLutefisk


Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores
* Obligatorio



1 comentario:

  1. Sí había leído la mitad de estas frases. Pero es bueno recordarlas y practicarlas.

    1.- El que domina su cólera domina su peor enemigo.

    2.- La gente se arregla todos los días el cabello, ¿Por qué no en corazón?

    3.- Con firme voluntad se llega al triunfo.

    4.- Cada fracaso nos hace más sabios.

    5.- Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo; busca un nuevo camino para llegar a el. ¡Guau!

    Los orientales son más sabios que los anglosajones y latinos.

    ResponderEliminar