miércoles, 7 de junio de 2017

Nuevas ideas para escribir un ensayo




En un post anterior dimos unas pequeñas pinceladas sobre cómo escribir un ensayo. El artículo se centraba, sobre todo, en cómo atraer la atención del lector. Ahora abarcaremos otras cuestiones: te hablaremos un poco de su estructura y te daremos algún consejo extra, porque, para escribir un ensayo, ¿qué has de tener en cuenta? ¿Hay alguna regla básica, o todo depende del tema que trates? Vamos a descubrirlo. 


1- La introducción.

Formula claramente tu tesis. Dos o tres frases, a modo de presentación, deben condensar el contenido de tu ensayo. A partir de ahí, avanza algo del contenido que el lector encontrará más adelante. Desgránalo con cuidado, eligiendo y sintetizando bien las ideas esenciales, que son las que van a vertebrar todo el trabajo. Hay quien desarrolla primero el cuerpo del ensayo y, una vez terminado, escribe la introducción. Aquí, lo fundamental es que definas muy bien tus objetivos. De modo que en esta parte deberías explicar qué te ha llevado a escribir el ensayo y qué pautas has seguido.

2. El cuerpo del ensayo.

Tras la introducción, tu tesis ha de crecer, y para ello ha de nutrirse de razonamientos lógicos, pruebas, comparaciones, contrastes, justificaciones, ejemplos, ilustraciones…  Todo lo que defiendas ha de estar argumentado de sobra. Sin embargo, atendiendo al tipo de lector al que dirijas tu escrito, nos vamos a encontrar con una división muy clara, con una importante bifurcación.

2.1 El cuerpo del ensayo para un público heterogéneo. 

Si en la novela, a veces, no hay por qué detallarlo todo con pelos y señales, aquí sucede lo contrario: no escatimes en datos, no temas dar demasiada información. Hay que tener generosidad en este aspecto. Tu razonamiento lógico es lo que da sentido a la obra. Si escondes información que crees que el lector puede intuir —por ejemplo, porque a ti te parece demasiado obvia—, es posible que malinterprete el mensaje. Ten presente que un ensayo se basa, sobre todo, en aportar información nueva, y lo novedoso no solo ha de ser interesante, también ha de ser aprehensible. 



Si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí sin compromiso.


2.2 El cuerpo del ensayo para un público específico.

¿Has escrito un ensayo para un público específico, que comparte tus mismos saberes o tu misma especialidad? Entonces, olvida lo que hemos dicho sobre el texto dirigido al público homogéneo. No, no nos hemos vuelto locos. Se trata de algo muy sencillo: si te diriges a alguien que tiene unos conocimientos en una materia concreta, y que sirven como base para desarrollar nuevos estudios e investigaciones, naturalmente podrás prescindir de los datos más básicos, de esos datos que una comunidad de lectores especializados (historiadores, biólogos, etc.), ya conoce.



En cualquiera de los dos casos, será necesario que hables un poco de la metodología o del proceso de documentación que has seguido para escribir tu libro. Por ejemplo, ¿has escrito un ensayo sobre un dramaturgo? No solo es conveniente que cites, al final, la bibliografía consultada, sino que expliques si has investigado otras fuentes: familiares o amigos del dramaturgo, lugares en los que vivió, museos, bibliotecas etc. en los que se puede buscar información sobre él, opiniones de actores que han interpretado sus obras, cómo has contrastado los datos y qué fuentes has desechado… 

Eso sí, recuerda: escribas lo que escribas, cualquier recurso que utilices ha de reforzar tu tesis.

4. La conclusión. 

Tradicionalmente, la parte más breve del ensayo, la conclusión, resume de nuevo las ideas principales. Pero esto puede llegar a ser repetitivo. Quizás sea mejor plantear preguntas abiertas para el final y dejar espacio para que el lector, una vez haya terminado el libro, haga conjeturas o formule sus propias hipótesis. Invítale a seguir pensando. Plantéale retos en la conclusión.  

Si es de carácter científico-técnico, deberás, naturalmente, explicarle los resultados que has obtenido con tu estudio, de modo que también pueda sacar sus propias conclusiones. 

5. Familiarízate bien con el material que vas a utilizar. 

No sirve un «creo que esto lo he leído en alguna parte» o «me suena que esto es así». Una gran estructura necesita una buena base. Asegúrate de que no malinterpretas las ideas extraídas de la bibliografía que utilizas, porque, de lo contrario, tu ensayo perderá toda su solidez y se hará volátil. Además, conocer al dedillo la información en la que basas tu ensayo te permitirá tener seguridad suficiente como para comprender a su autor y tener una visión global de su perspectiva —e incluso rebatir sus ideas, según del tipo de ensayo que vayas a escribir—.



6.    Ofrécele tu ensayo a un lector beta.

Lo ideal es que ofrezcas el primer bosquejo a un buen número de lectores «de prueba», para pulir errores. De entre ellos, sería conveniente contar con alguien con unas ideas contrarias a las planteadas en el libro lea, conseguirás tener mayor amplitud de miras y tendrás más material para replantearte algunas cuestiones. Esto es importante para tener algo de feedback. Quizás, gracias a ello, descubras planteamientos que de otra forma no habrían pasado por tu mente. 


7.     ¿Ya has decidido cómo publicarlo?

No todas las editoriales publican ensayos. Así que deberás hacer una criba e investigar el tipo de publicaciones que unas y otras lanzan al mercado. Es más, ¿te conviene acudir a una editorial especializada o a una con un catálogo editorial más variado? Todo dependerá del carácter de tu libro: si has escrito sobre una materia muy específica, que habla de un tema poco aprehensible para el lector medio, quizás te convenga recurrir directamente a una editorial universitaria. Pero si lo que quieres es abarcar una audiencia más amplia, tal vez necesites la editorial de catálogo variado (ehem, como Luhu… por ejemplo).

¿Has publicado alguna vez un ensayo? ¿Estás pensando en publicar uno? Cuéntanoslo.

                                                                                                 Escrito por @NLutefisk


Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores
* Obligatorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario