martes, 25 de abril de 2017

Las ventajas de editar con PREVENTA



Tanto si has decidido a autopublicar tu libro como si lo has hecho mediante una editorial convencional, lo más seguro es que sigas el típico proceso de corrección, maquetación y publicación. «Bueno, ya lo tengo todo hecho —piensas—. Ahora solo falta anunciarlo un poco en las redes y… a vender».
Y te sientas a esperar a que los lectores pidan tu libro… pero nunca llegan o son muy pocos los que compran. ¿Qué sucede? ¿Por qué no vendo nada? Lo revisas todo: el título engancha, la portada llama la atención, la sinopsis es clara e invita a leer, tus anuncios en redes han obtenido montones de likes, retuits y los has compartido en varias plataformas. Pero todo esfuerzo parece inútil. Apenas has conseguido unas ventas, más allá de las que provienen de familiares y amigos. Vender un libro depende de muchos factores, por eso, antes de nada, quizás te convenga poner tu libro en preventa. Te planteamos 5 preguntas que deberías hacerte al recurrir a la preventa.


Antes de empezar, te explicamos en qué consiste.

Simplemente se trata de anunciar tu libro antes de que esté terminado, de hacer productiva la espera hasta que publiques el libro. ¡Dale publicidad con antelación! 

1- ¿Por qué deberías hacer preventa?

«No parece muy importante. ¿Qué más dará hacer publicidad antes o después?», pensarás. IMPORTA: el lector potencial necesita tiempo para reflexionar sobre si puede o quiere comprar tu libro. Lo que consigues con la preventa es darle margen para que se decida. ¿Acaso no te sucede a ti lo mismo cuando vas al cine y empiezas a ver anuncios de películas que van a estrenarse en los próximos meses? «Esta tiene buena pinta. Igual vengo a verla cuando la pongan». «Buah, esta otra huele a tostón. Paso». Como lectores, actuamos igual. 





2. ¿Cómo hacer la preventa?

Anúncialo desde tu página web o tu blog. ¿Que no tienes tu propia plataforma para darle a conocer al mundo tus virtudes como escritores? ¿Y a qué esperas? Si no lo tienes, ya tardas. Tener un sitio que predisponga al lector a comprar tu libro va a ser vital. En tu página es importante que te muestres cercano, que transmitas confianza; así que no actúes como un vendedor, sino más bien como un amigo. Demuestra a tus posibles lectores que pueden fiarse de ti. Nadie compraría  un producto que, de antemano, sabe que le puede defraudar, ¿verdad?
 ¿Y cómo consigue uno acercarse a los lectores mediante una web o un blog? Hay varias formas. Por ejemplo, hay quien da detalles del proceso de creación y habla de sí mismo como escritor; otros apelan a la empatía a través del humor… ¡Échale imaginación a tu contenido! Lo importante es que tu página despierte la curiosidad y el interés por tu libro. 
Si esto no te convence, piensa que la forma de vender libros ya casi no tiene nada que ver con la manera en que se vendían hace 20 o 30 años. Desde que el mundo editorial cambió, no solo con las nuevas tecnologías, sino con la progresiva avalancha de oferta y demanda de sagas de novelas románticas/ vampíricas /históricas, libros de autoayuda y poemarios «fáciles de digerir», y con un tipo de lector cada vez más acostumbrado al impacto visual y a la brevedad del mensaje condensado en aforismos de película —como los eslóganes—, era inevitable que la forma de vender libros tuviera que renovarse y adquirir métodos de venta que, hasta hace relativamente poco, se usaban en otro tipo de productos. 


 Si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí sin compromiso.





3- ¿Cómo has de enfocarla?

No te centres tanto en ofrecer el producto como en dar información sobre él. ¿Qué hacemos cuando nos sentamos ante el ordenador y tecleamos una palabra en un buscador de internet. ¿Vamos a comprar siempre? No. Primero, buscamos información; si se trata de un producto, nos informamos sobre sus características y finalmente decidimos si lo queremos o no. Informa sobre tu libro. El lector quiere saber qué va a encontrar en tu obra, cuánto va a costar, que día vas a lanzarlo al mercado… Ofrécele en bandeja los datos que necesita, incluso antes de llegar a preguntarse nada. ¡Que no tenga que buscar! Ten en cuenta que hemos evolucionado de homo sapiens a homo-googlens y queremos saberlo todo aquí y ahora, sobre todo cuando se trata de comprar. 

En síntesis, si tus lectores aprecian: 
a) que eres cercano
b) que te explicas con claridad
c) que te anticipas a sus deseos 

…lo que van a ver es que proyectas profesionalidad sin ser artificial; por lo que, si quieres recibir (ventas), primero has de ofrecer todo esto, no solo tu libro. Parece muy obvio, parece una perogrullada… Pero, bien pensado, quizás no lo sea tanto. A menudo las cosas que tenemos ante nuestras narices son las que no somos capaces de ver. 

4- ¿Cuándo ponerla en marcha?

Vamos a establecer dos tiempos distintos, ¿de acuerdo? Uno para la preventa y otro para la venta.

• En la preventa: realmente no hay un límite fijado de tiempo desde que publicas tu primer anuncio hasta que te lanzas a vender tu libro, pero podemos establecer una media de dos meses o de un mes y medio, tiempo suficiente para conseguir lectores potenciales en las redes sociales. ¡Cuidado! Si te excedes, lo que conseguirás es machacarlos con anuncios y que acaben cansándose de ver propaganda de un libro que nunca acaba de llegar; por no hablar de que poco a poco irás quedándote sin ideas originales para llamar la atención.

IMPORTANTE: has de dirigir la preventa a tu página o a tu blog. Ese es el primer «caramelo» que debes ofrecer; es decir, tu atractiva página (sí, aquella en la que te muestras como un colega pero con el nivel de profesionalidad justa para no parecer un estereotipado vendedor de aspiradoras a domicilio de los años 60). Tu página debe funcionar como un escaparate.


• En la venta: una vez tus lectores han estado mirando ese escaparate —tu página— y se han fijado en tu libro, es ahí cuando has de conseguir que entren a comprar en la tienda. Si es a través de una editorial, el enlace a la tienda online debe estar bien claro y las instrucciones deben estar bien detalladas. Evita posibles obstáculos de antemano. Tienes que anticiparte tanto a los deseos como a los problemas de tus lectores.





5- ¿Hay técnicas específicas?

Por supuesto. Te contamos las más usadas:

Descuentos hasta el día de la publicación.

 Este es un «pequeño detalle» que no debes pasar por alto. 
Durante la preventa, muchos autores ofrecen descuentos por reservar el libro antes de que se ponga a la venta. Es una forma de fidelizar lectores y de consolidar la preventa. Casi de forma mecánica, ante cualquier producto que no sabemos si vamos a comprar o no, reaccionamos más o menos así: «Si no lo compro con tiempo, luego me costará más caro. Mejor lo reservo».
Esta técnica, y en general cualquier estrategia comercial que implique un «corre, que se agotan»  es un recurso que aún funcionan cuando de vender se trata. ¿De verdad somos tan predecibles como consumidores? 

•  Descuentos en las primeras reservas.

Si no quieres esperar hasta la fecha de publicación de tu libro para ver si hay gente interesada en tu libro, otra técnica vieja —pero efectiva— en preventa, consiste en fijar un descuento a las primeras reservas. Por ejemplo, con 20% de descuento para las 50 primeras.

• Sorteos de ejemplares. 

Una buena idea es sortear ejemplares gratuitos entre los primeros 30 o 40 lectores que reserven su libro.




• Anunciar con material imprimible.

Nos referimos a posters, carteles, etc. que se puedan colocar en lugares como librerías, espacios culturales…  sobre todo a nivel local y respecto a ediciones en formato físico. No te limites solo a internet. No «discrimines» a aquellos lectores que prefieren métodos más tradicionales para informarse.


Ahora que ya conoces esas técnicas básicas de preventa, ¿qué tal si las pones en práctica? No te olvides de escribir en los comentarios si te han funcionado.


                                                                                                        Por:  @NLutefisk


Y si te ha servido,¡suscríbete gratuitamente en #AyudaParaEscritores para no perderte más posts!


* Obligatorio



No hay comentarios:

Publicar un comentario