viernes, 14 de abril de 2017

Cómo escribir cuentos para niños / 2


En el post anterior, sobre literatura infantil, dimos algunas ideas acerca de cómo enfocar nuestros libros a los lectores más pequeños. Para ellos, leer es algo nuevo, es una habilidad recién aprendida y necesitan ejercitarla, por lo que han de contar con material de lectura que sea capaz de engancharles y que pueda activar su imaginación. Si, además, estos libros les ayudan a comprender su entorno y a interactuar con él, mejor que mejor. Imaginemos que has escrito un libro infantil y quieres publicarlo, pero ahora llega la hora de la verdad: ¿qué requisitos te podría pedir una editorial? Todo dependerá de los criterios que tenga cada una, aunque hay unas pautas mínimas que la mayoría siguen. Te explicamos cuáles son y, de regalo, te ofrecemos algunos consejos para presentarlo:


1- El número de palabras.

Esto va a depender mucho de la edad. Naturalmente, cuanto más pequeños, menor el número. Por ejemplo,  para un niño de entre 9 y los 12 años, un libro —de ficción, entendemos— no debería superar las 40 000 palabras. ¿Por qué esa cifra? Lógicamente, porque la capacidad de concentración, a esa edad, no está tan desarrollada como la de un adulto. Por supuesto, la cifra es orientativa, ya que existen notables excepciones; si no, que se lo pregunten a J. K. Rowling. ¿Cuántas palabras dirías que contienen sus libros de Harry Potter? De hecho, desde que se publicó esta serie de libros, son cada vez más las editoriales que se atreven con publicaciones infantiles más extensas. 

2- La claridad en la expresión.

Esto es algo que las editoriales van a valorar muchísimo. Así que toma nota de estas claves.

Evita la ambigüedad: un adulto puede inferir el significado de un mensaje que dé lugar a segundas interpretaciones, pero un niño todavía no cuenta con esos recursos. Este es un fallo que ninguna editorial seria te va permitir.

Presta atención a la sintaxis: cuida el orden de las palabras en las oraciones y los párrafos. Si haces que un niño tenga que leer varias veces una frase porque no la has estructurado bien, no se va a pensar dos veces dejar la lectura y dedicarse a otra cosa.


Si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí sin compromiso.


Planifica bien el orden de las ideas: cuando te diriges a un público infantil, lo normal es que sigas un arco narrativo bien definido; sobre todo, en el comienzo. Una novela que empiece con una situación in media res va a ser un poco confusa para un niño. Ofrécele un principio bien desarrollado, para que no se pierda nada más empezar. 



3- Incluye algún pedagogo entre tus lectores beta.

Si alguna vez has utilizado lectores para leer tu primer borrador —lectores beta—, tratándose de niños, no estaría de más que contaras con algún lector que trabaje como educador, pedagogo, psicólogo infantil, etc., tanto si tu libro pretende inculcar unos valores determinados como si lo único que pretende es entretener y divertir. Siempre viene genial contar con segundas opiniones de expertos, y más con un público tan sensible. 

4- Sopesa las reacciones de los niños ante tu libro.

También sería conveniente tener lectores beta entre tus hijos, sobrinos, etc. si tienen la edad adecuada para leer tu libro; pero mejor si lo han revisado ya los lectores de los que hemos hablado antes. 
Cuando lo lean hazte estas preguntas para ver cómo han reaccionado los niños. ¿Lo han terminado? ¿Les ha aburrido… o han estado atentos? ¿Han aprendido algo? 
Importantísimo: la primera reacción que tienes que valorar es si les apetece leerlo. Para ello, ya sabes que el contenido ha de resultarles atractivo. 

5- Piensa también en los padres.

Al fin y al cabo, son ellos los que van a comprar tu libro. Ellos lo elegirán pensando si es bueno para su hijo o no. Plantéate esta pregunta: ¿por qué deberían comprarlo? ¿Qué les ofrezco, que les haga decantarse por mi obra y no por otra, en un mercado editorial repleto de libros infantiles?  

6- Atención a los libros con «extras».

Por «extras» nos referimos a aquellos libros que incluyan algún tipo de recurso interactivo que vaya más allá de la simple lectura o que tenga algún formato especial, como recortables, pop ups, desplegables… «¿Y exactamente a que he de prestar atención?». Pues a que no todas las editoriales cuentan con los medios suficientes para realizar este tipo de publicaciones. Si tienes en mente editar un libro con estas características, compara y elige cuál es la editorial que mejor se adapta a lo que buscas.




7- No te desanimes por el rechazo editorial. 

Ello no quiere decir que tu obra sea mala. Simplemente, quizás no cumpla con las expectativas de la editorial respecto a libros infantiles. Lo normal es que tengas que llamar a muchas puertas hasta ver tu libro publicado en unas condiciones que te satisfagan, como en cualquier tipo de libro.

LAS PRESENTACIONES

8- ¿Has pensado en presentarlo tú mismo en centros educativos?  

Una vez lo tengas publicado, puedes recorre centros de enseñanza y con directores, profesores y jefes de estudios, para presentarles las virtudes de tu libro y que te lo compren para tenerlo en su biblioteca. 

9- ¿Qué tal una presentación teatralizada?

Si cuentas con alguien que se preste a hacer una pequeña representación de un fragmento de tu libro y tenga maña con el público infantil, que es un público muy exigente y rotundamente sincero, ¿por qué no lo intentas? Hay librerías que cuentan con espacio suficiente y seguro que estarían gustosas de ayudarte a hacer una presentación para toda la familia.




10- El plan B: la presentación modo cuentacuentos.

Si no dispones de nadie que te pueda ayudar con la presentación teatralizada, quizás puedas leer tú mismo un capítulo interesante de tu libro y contarlo como si fuese un cuento; es decir, modulando la voz, haciendo las oportunas pausas, gesticulando y… si puedes, con un poco de música de fondo, sin que llegue a solapar tu voz. En síntesis, haz una presentación que capte la atención de los más peques durante un ratito.


Ahora que conoces un poco más sobre la literatura infantil y su publicación. ¿Te animas a escribir para los niños?

                                                                                                     Por:  @NLutefisk


Y si te ha servido,¡suscríbete gratuitamente en #AyudaParaEscritores para no perderte más posts!

* Obligatorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario