jueves, 2 de marzo de 2017

Los librepensadores en internet

Creo que ni yo mismo me he creído lo que he dicho. ¡Tengo dudas!

Si bien estamos en una era donde somos más tolerantes con los que antes tenían una inclinación sexual diferente, creencias religiosas distintas o personas que estaban en minorías sociales, y somos más laxos a la hora de abordar temas como la religión, el sexo, monarcas y política, el librepensamiento, el cuestionamiento, el pensamiento crítico y autocrítico aún está en ciernes.


La resolución de problemas, aun cuando sea a través de poner las cartas sobre el tapete y de ahí salgan ideas, mirar alternativas, por muy descabelladas que nos parezcan, aún no ha llegado. Es más, el fundamentalismo desde internet ha ido en aumento. 

Ya ha llegado el día en que el submundo virtual ha sobrepasado en cuanto a comunicación se refiere, a las relaciones sociales y físicas.

Los debates más apasionados y enardecidos son ya a través de la pantalla. La capacidad de hacer llegar nuestras ideas a millones de personas es posible y la interacción, inmediata. 

Parece que la pantalla es un desinhibidor muy potente para aquellos a los que les cuesta ordenar sus ideas de forma oral. Para aquellos cerebritos efervescentes que puedan carecer de habilidades sociales. Para aquellos que necesitan ocultar su identidad bajo pseudónimo, porque si dijeran realmente qué piensan, se sentirían juzgados o perseguidos... Y hay que preguntarse ¿por qué pasa ésto? Porque el librepensamiento, el librepensador, sigue estando coaccionado. Sigue teniendo que morderse la lengua en un pensamiento dualizado:  o estás conmigo o contra mí; o eres de derechas o eres de izquierdas; facha o anarquista; católico o ateo... y así miles de juicios de valor y argumentos débiles para demostrar hegemonía del egocéntrico en la pirámide de la superioridad moral. 

-Tu mente se ha abierto, déjala que fluya.
-¡Que no!, ¡que me van a marginar!

El egocéntrico es un inquisidor, una lacra para la evolución del pensamiento libre, y mientras alimentemos el ego del individuo que gana adeptos influenciables, y cayendo en la trampa de la falsa hipersensibilidad ante ya casi todo, quedaremos anquilosados. Porque sí. Porque las personas, a pesar de que traten de dar una imagen de concienciación cualquier cosa, la mayoría rozan la pura fachada...y es que somos más ególatras de lo que estamos dispuestos a reconocer. RECONOCER. Ésa es la clave. Reconocer que aunque tus deducciones puedan ser vastas, estrafalarias, o excéntricas, son las deducciones que vienen de una mente que se ha liberado de proyecciones preconcebidas. 

El pensamiento horizontal, objetivo, escéptico, igualitario. Las deducciones lógicas, basadas en lo empírico, lo demostrable bajo un análisis agudo, que ha logrado separar los dogmas, los tabúes, la moralidad y lo políticamente correcto son escasos. Y si los librepensadores, en el interior de su mente, se dan cuenta de que hay una dicotomía entre lo que dicen y lo que verdaderamente piensan, están desperdiciando la excelencia de esa capacidad que es el discernimiento humano.

Muchos con pensamientos divergentes, son callados a diario, dependiendo de la polémica del día. Silenciados bajo el descrédito. Humillados por no tener credenciales (porque parece que hasta para utilizar la lógica tengas que tener el título de catedrático). Amenazados. Todo por decir "yo creo que esto no es necesariamente así", es decir, alejarse de la idea predominante, aunque en la mayoría de ocasiones, la idea predominante, suele ser la más justa aunque también este punto es cuestionable.

Dejemos que hablen. Dejemos de abrir el hocico a todas horas y teclear como locos y parémonos a procesar lo que nos dicen. Afinemos nuestros oídos. Parémonos a pensar, por favor. Hagamos el ejercicio de ser racionales. Demos una oportunidad a aquel que ha llegado a una conclusión diferente y si estamos de acuerdo, no hay nada que ennoblezca más a una persona inteligente que poder admitir que se ha equivocado, que sus ideas y dudas van por otros derroteros, y que ahora piensa diferente. 

-¡No puedo reprimir más mis deducciones lógicas!


Es verdad. Ya no hay quemas de brujas, ni de herejes, pero siguen habiendo juicios populares en contra de aquellos que han decidido liberarse y rebelarse. Antes porque su conclusión era que las deidades no existían, que sólo creerían en lo que era probado. Que las explicaciones mágicas y dogmáticas no eran suficiente y hoy en día nos parece una brutalidad que gente que pensó tal y como pensamos nosotros ahora, fuera asesinada.

Ya no hay quema de brujas, no hay juicios por ordalías, pero siguen habiendo ataques crueles hacia aquellos que han decidido asumir las consecuencias de su sistema de creencias. Que han decidido ir en consonancia entre lo que se dice y lo que se piensa. Ya no hay quema de brujas, pero yo veo a diario peleas vergonzosas entre los llamados "líderes de opinión" (Hitler era un puto líder de opinión) reforzados por sus esbirros autómatas, en contra de todo aquel que le hace la ídem.

Y es que parece que el humano suele escoger siempre la aceptación del grupo aunque esto signifique vender su alma al diablo. Puedo comprender que su integridad física y la de los suyos sea la máxima prioridad para cualquier persona, pero no entiendo como a veces, gente con tanta capacidad se empeñe en ser una necia. Nadie está libre de culpa. Todos somos un poco necios...

-Nuestras mentes han salido del armario
 y la justicia real comienza AHORA
Con este escrito quiero hacer mención a librepensadores, rebeldes que no escogieron serlo, pero que hicieron grandes aportaciones con obras literarias de distintas vertientes del pensamiento libre y que nos dejaron como legado:


Charles Darwin 

«Si no hay dudas, no hay progreso».
Rosario de Acuña

« ¡Para ser madre de hombres o mujeres no humanos mejor
es entregar al pudridero de la tierra el raudal de nuestras fecundidades!»

Voltaire

«Lo que llamamos casualidad no es ni puede ser sino 
la causa ignorada de un efecto desconocido».



William Kingdon Clifford«Si un hombre al sostener una creencia que le fue enseñada en la niñez o de la que fue persuadido más tarde, rebaja y echa a un lado todas las dudas sobre ella que brotan en su mente, evita a propósito la lectura de libros, y la compañía de hombres que la cuestionen o la discutan, y ve como impías aquellas preguntas que no puedan contestarse fácilmente sin perturbarla,
entonces la vida de ese hombre es un único y largo pecado contra la humanidad
».

Bertrand Russell

«Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas».



DEJA QUE TU MENTE SE ABRA.

TU PENSAMIENTO ES LIBRE.


Escrito por: @La_Kristo

Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio

Y no te olvides de nuestros packs editoriales. Simbolizan que... puedes publicar sin problemas ;)



2 comentarios: