jueves, 30 de marzo de 2017

Consejos para escribir de grandes escritores



La mayoría de los que escribimos a menudo sabemos de la importancia de la lectura para que nuestra escritura mejore.
Como dije en el post anterior sobre cómo empezar a escribir tu libro, no debes temer leer a escritores por si se te pega el estilo. Aparte de que cada estilo es como una huella dactilar, inimitable, sería pretencioso creer que vas a escribir con la habilidad de los grandes ( y no con tu propia habilidad que no tiene por qué ser inferior):  Leer a los grandes es como hablar con grandes conversadores. Siempre te enriquecerás y te convertirás en mejor escritor...Aun así, algunos escritores compartieron interesantes secretos para que escribas y para que guste lo que escribes así que sin más palabrería, ahí van:

Julio Cortázar

-Evita los tópicos y si vas a hacer uso de ellos, dales otra forma.
-No existen buenos o malos temas, sino el maltrato de éstos.

Roy Bradbury

-La cantidad produce calidad: si escribes poco estás sentenciado.

Jose Luis Borges


*Veréis incesantemente en Google sus 16 consejos sobre lo que no tienes que hacer al escribir, de los cuales los más interesantes sean éstos:

-A los escritores jóvenes que estudien a los clásicos y no a los modernos, porque modernos ya son.

-Evita los sinónimos innecesarios. Si tienes que repetir la misma palabra porque es la que mejor encaja: hazlo. Si tu protagonista tiene los ojos AZULES, no hace falta que busques sinónimos como "azulado", "azulino", "cerúleo". Si los tiene azules, los tiene azules...lo cual nos lleva al siguiente punto.

-No seas barroco con las palabras: esto genera una barrera psicológica entre el escritor y el lector. No compliques la lectura con vocablos poco usados y menos por vanidad. Usa el diccionario lo justo, si quieres saber manejar las palabras, lee. Es preferible utilizar las palabras que se usan habitualmente en el lenguaje, o lo que es lo mismo, tómate la libertad de usar expresiones de tu dialecto o extranjerismos si son de uso habitual. Son preferibles las habituales a las asombrosas.




Charles Dickens


-Cuando lo hayas encontrado, anótalo.

Marguerite Duras 

-Escribe pese a todo; pese a la desesperación.

Raymond Carver

-Lo mejor es usar un poco de autobiografía y un montón de imaginación.

Stephen King


Todos conoceréis su maravilloso y utilísimo libro "Mientras Escribo", el cual recomendamos. Aun así nos quedamos con estos consejos:

-Haz que el lector ame a tus personajes
Lo primero que hago es crear simpatía por mis personajes; después, solo después, saco a los monstruos.
-Evita los adverbios terminados en "mente" como "físicamente", "psicológicamente", "lógicamente"...¿Por qué?
Genera cacofonía, es decir, un efecto sonoro que se produce cuando hay sonidos muy similares cerca los unos de los otros.

-Denota flojera y falta de recursos. Evita este problema con estos trucos:
* Intentando no poner 2 adverbios en el mismo párrafo.
*Sé conciso utilizando los verbos adecuados. Por ejemplo, si tu personaje se cayó por unas escaleras y le costaba caminar ¿cómo suena más natural?, "¿caminaba dificultosamente" o "iba cojeando"?
-Evitar los adverbios pero no mientras estás en pleno proceso del libro, sino ya en la corrección. No te coartes.

-Tienes 3 meses para escribir el primer borrador de tu libro. Ése es el tiempo ideal que debería durar su creación, sino, podemos alejarnos de ella, hacerla incoherente, cambiar de estilo o desencantarnos entre otros problemas...

-Escribe para ser feliz y no buscando otras cosas.

-Elimina partes aburridas, insuficientes o que sean completamente irrelevantes para tu historia.


Thomas Jefferson

-Olvida la inspiración; el hábito es mejor. El hábito te mantendrá activo, estés inspirado o no. El hábito te hará llegar al final de tu novela y pulirla. La inspiración, no.El hábito es la persistencia puesta en práctica”.El talento más valioso es no usar nunca dos palabras cuando con una basta.




Vladimir Nabokov

-Quema a los pedantes en la hoguera. No aceptes las modas: crea tus propias modas. No te acomodes en tus viejos éxitos: reinvéntate en cada nueva aparición.

Elmore Leonard 

-Si suena a obra escrita, lo reescribo.

James Patterson

-No me digas que la luna está brillando: muéstrame su reflejo en un vaso de cristal.
Siempre finjo que estoy sentado con otra persona frente a mí y le estoy contando mi historia. Y no quiero que se levante hasta que la historia haya terminado.

John Steinbeck


-Si estás escribiendo diálogos, léelos en voz alta. Sólo así podrás comprobar si suena como palabras habladas.

Ray Bradbury

-La cantidad produce calidad. Si solo escribes unas pocas cosas, estás perdido.

Charles Brarkley


-Cuando todos los detalles parezcan encajar a la perfección, lo más probable es que haya algún problema con la trama.

Kurt Vonnegut

-Sé sádico. No importa cuánto ames a tus personajes, haz que les pasen cosas horribles, para que el lector pueda ver de qué pasta están hechos.

Ernest Hemingway


-Reescribí el final de “Adiós a las armas” 39 veces.  ¿Que si había un problema técnico? Sí, tenía que conseguir las palabras perfectas.

Zadie Smith

-Protege tu horario de escritura y el lugar en el que escribes. Mantén alejado a todo el mundo mientras lo haces, incluso a tus seres queridos.

Mario Vargas-Llosa


-Si un escritor, a la hora de contar una historia no se impone ciertos límites (si no se resigna a esconder ciertos datos) la historia no tendría principio ni fin. Por eso es necesario desde un comienzo organizar todo los sucesos que ocurrirán y saber hasta dónde irán.

Terry Pratchett

-El primer boceto sirve solo para contarte la historia a ti mismo. Date permiso para escribir mal al principio; luego, siempre puedes revisarlo.




Robert Silverberg

-Vive y ten algo sobre lo que escribir. Apúntate a clases de historia, antropología, religión, biología, astronomía, economía, escultura, física. Toca algún instrumento musical, aunque no lo hagas bien. Sé voluntario de un comedor social. Haz excursiones por las montañas más altas que puedas encontrar.

Aprende un nuevo lenguaje, preferiblemente que use un alfabeto diferente. Habla con personas con las que no estás de acuerdo y escúchales, escucha su experiencia tras sus palabras. Baila bajo las estrellas. Enamórate y que te rompan el corazón. Aprende a montar a caballo (o en camello o elefante).

En otras palabras: ten algo sobre lo que escribir. Y lee. Lee profusamente, ampliamente. Lee cosas que te pongan furioso o te diviertan o te aburran o te depriman -y examina el cómo y el por qué.

Arthur Schopenhauer

-La primera regla, sin duda, para dar a luz un buen texto es que el escritor tenga algo que decir. De hecho, podría decirse que eso es todo lo que se necesita.

Kurt Vonnegut


-Dale una meta a cada personaje. Todo personaje debe querer algo, aunque sea solamente un vaso de agua.

Michael Moorcock


-Mantén a tus personajes en acción. Siempre mantén a sus personajes en acción, o sea, avanzando en la historia, y no dediques muchos párrafos a filosofar. Esto ayudará a mantener la tensión dramática.
Los protagonistas deben estar perseguidos todo el tiempo (por una obsesión, un poder mayor o un villano) y a su vez perseguir algo (una idea, objeto, persona o misterio).

Sé un sádico. No importa lo dulces e inocentes que sean tus protagonistas. Haz que les ocurran cosas horribles con el fin de que el lector pueda ver de qué están hechos en realidad.

Frederic Harrison

-Escribir como si se hablara. Concibe con claridad aquello que quieres contar y luego escríbelo de la forma más sencilla en que las palabras lo permiten, como si se lo estuvieras contando a un amigo.

Henry David Thoreau

-Aprende, por lo menos, a partir leña… Un trabajo manual —que exija atención— es también, sin duda, el mejor método de eliminación de la palabrería y el sentimentalismo del estilo, tanto hablado como escrito. A menudo nos impresiona la fuerza y la precisión del estilo de los hombres que trabajan duro, inexpertos  en la escritura; como si la claridad, el vigor y la sinceridad, adornos del estilo, se aprendieran mejor en la granja y en el taller que en las escuelas.




Isaac Asimov

-Debes seguir enviando tu trabajo. Nunca lo dejes apartado cogiendo polvo. Mándalo y vuélvelo a mandar y trabaja en el siguiente. Si tienes talento alcanzarás el éxito pero sólo si persistes.

George Jacob Holyoake

-Leer en voz alta. Quien quiera saber si ha escrito lo que quiere decir, y como debe decirse, debe leerse en voz alta, escuchándose como lo haría un oyente. O hacer como el astuto Moliere, que leía sus obras a su cocinero. Lee para cualquiera que pueda escucharte. Si no hay nadie a mano (lee a cualquiera que quiera escucharte, no importa quién sea) al leer en voz alta te darás cuenta de las redundancias, omisiones, cosas irrelevantes e inconsistencias que de otra forma tu sagacidad nunca descubriría. Incluso tener a un tonto como oyente mejorará tu estilo.

Anthony Trollope

-Escuchar. Siempre empiezo mi tarea con la lectura del trabajo del día anterior, una operación que me lleva media hora y consiste principalmente en sopesar en mi oído el sonido de las palabras y frases. Recomiendo encarecidamente esta práctica a todos los escritores. Leyendo lo último que escribió antes de reanudar su tarea, el escritor encuentra el tono y el espíritu de lo que decía antes, y evita el fallo de parecer diferente a sí mismo.

¡Esperemos que esta selección te haya hecho reconsiderar algunas cosas y que ganes seguridad con tu obra! Aun así, si quieres escribir pero te cuesta, te dejamos este post para empezar a escribir sin miedo.


Escrito por: @La_Kristo

¡Y si te ha gustado suscríbete gratuítamente en #AyudaParaEscritores!

* Obligatorio


¡Ah!
¿Quieres publicar con nosotros o eres escritor indie? No pierdas de vista nuestros servicios independientes, donde hemos añadido nuevos servicios. Pregúntanos clicando aquí sin compromiso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario