martes, 31 de enero de 2017

8 características del haiku (un estilo de poesía que quizá estés utilizando)


Todo lo que proceda de la cultura japonesa, de alguna forma, siempre atrae, tanto si se trata de lo más ancestral como de lo más novedoso: del bonsai y la jardinería ikebana a los avances tecnológicos, del teatro de marionetas bunraku al manga y al anime… ¿Y qué vamos a contar de su historia? Pero no te asustes, no te soltaremos un sermón sobre cultura japonesa. Lo que sí haremos es centrarnos en su poesía, concretamente en el haiku, un tipo de poesía cuyo máximo exponente fue Matsumo Busho y cuyo influjo atrajo a autores como Octavio Paz o Mario Benedetti. Podríamos intentar explicar qué tiene el haiku que no tenga la poesía occidental o por qué, de un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda. Pero lo que hoy nos interesa es definirlo y saber cómo se compone. Te ofrecemos 8 características del haiku.





1. Estructura


El haiku clásico tiene 17 sílabas y se divide en tres versos: 5 sílabas en el primero, 7 en el segundo y 5 en el tercero (5-7-5).

Teniendo en cuenta que su musicalidad es una de las premisas fundamentales, a la hora de componer uno que no esté escrito en japonés, es lógico que surjan variantes que no se ajusten estrictamente al canon clásico.  



La rama seca
              con un cuervo posado.
   Tarde de otoño.
                                                                                        
                                      Busho.




2. Temas. 


A menudo están relacionados con la Naturaleza, sobre todo en una pequeña parte de ella: animales, estanques, bambú… Además, suelen tener un matiz melancólico o ligeramente humorístico, evocan un estilo sencillo de vida y se enmarcan dentro de una estación concreta del año (kigo). 


Por otro lado, dentro de estos temas, el último verso suele dar un giro «argumental»; es decir, ofrece una perspectiva más amplia respecto a los dos anteriores o una acción inesperada. 


Este camino
          ya nadie lo recorre,
           salvo el crepúsculo.
                                
                             Busho.

Los haikus que tratan temas menos tradicionales son conocidos como gendai haiku; es decir, haikus actuales.





3. Rima.

No tienen rima, pero sí ha de haber cierta cadencia, cierta musicalidad… 

4. Estilo.

• A menudo se escriben en presente. Se habla de «aquí y ahora».
• Predominan la yuxtaposición y la sencillez formal. 

Sol de invierno.
Sobre un caballo,
mi silueta helada.
                                
                  Busho. 


5. Título.

A diferencia del poema occidental, el haiku no tiene título. ¿No te has fijado en los que hemos puesto de ejemplo hasta ahora? 

6. Posición.

Se sitúan en medio de la página, nunca pegados a un margen.  




7. Técnica. 


Con muy pocas palabras, ha de recrear una imagen, una escena… Verás que es un tipo de poesía muy visual.



          Junto al agua negra,
olor a jazmines.
    Noche malagueña.
                                                                                  
                                                 Antonio Machado
                                                                                 (sí, él también se atrevió con el haiku).

8. Significado.

Un haiku esconde distintas interpretaciones y no es extraño que recurra a la simbología. No es una poesía explícita. Quizá sea esto, unido al carácter sencillo del que hablábamos antes, el secreto donde reside su poder de atracción.




Ahora te toca a ti. Ya no puedes decir que no conoces los requisitos mínimos para componer un haiku. De hecho, al ser tan breves… ¿te atreves a escribir uno de tu propia cosecha en los comentarios? ¡Anímate!


Si quieres leer más cosas sobre poesía, clica aquí


Por:  @NLutefisk

Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio

Y si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí



5 comentarios:

  1. Entre violetas
    amanece febrero
    veintiocho veces
    Bsa.

    ResponderEliminar
  2. Viento cálido
    nueces y carne seca
    desierto y Sol

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tu aportación, jrdecea :)

    ResponderEliminar
  4. hay pajaros amarrados
    es invierno ,me hiela el alma
    un cielo que trae una ola,
    el dia cae como las hojas de otoño,
    el violin duerme sobre el sofa,
    los jardines juegan hacer niños ,billorios
    y praderas,
    el libro duerme siesta sobre
    mi pecho.

    ResponderEliminar