viernes, 10 de marzo de 2017

12 maneras de mejorar tu blog de escritor



¿Tu blog acumula polvo? Igual es porque, con él, usas las mismas técnicas que utilizarías para escribir una novela, un guion de cine o un libreto de teatro. Los blogs son muy suyos y tienen su propio código para atraer lectores. ¿Puede andar una Vespa con el motor de un camión? No, ¿verdad? Ni siquiera habría espacio para colocarlo. Pues aquí sucede algo parecido: «las piezas de una novela» no caben en un blog. Y por piezas nos referimos a técnicas narrativas, recursos estilísticos, etc. Así que presta atención a estas 12 maneras de mejorar tu blog.


1-    Crea un título claro para tu post

Un título ha de dar cuenta de lo que el lector va a encontrar más abajo. Imagina que vas a escribir un post sobre la vida de un oficinista y piensas: «Si lo titulo Vida de un oficinista, va a ser demasiado obvio, y como título queda un poco pobre. Voy a darle algo más de misterio». Y empiezas a relacionar ideas de una forma muy marciana, tal que así:

oficinista = chupatintas

chupatintas = tinta

tinta = calamar…

Te ha gustado lo de calamar. Pero… ¿vas a titular tu post Vida de un calamar? No te parece aún bastante imaginativo. ¿Qué pondrías en lugar de Vida de…? ¡Diatribas! Diatribas de un calamar. Eureka. Original es, desde luego. Pero…, a simple vista, ¿quién va a pensar que Diatribas de un calamar va a tratar sobre las vivencias de un oficinista?

Lo que queremos decir con todo esto es que has de echarle imaginación al título, pero sin que una sobredosis de originalidad llegue a confundir a tus potenciales seguidores.

2-    Usa una buena introducción

El primer párrafo lo decide todo, así que si te pones a divagar desde el comienzo y no consigues centrarte o avanzar algo de lo que va a encontrar el lector, no esperes que este siga leyendo. Aquí es donde debes usar todo tu potencial para llamar la atención.  





3-    Economía de vocabulario

Si hay novelas en las que podemos desplegar todas nuestras armas como escritores y recurrir a las metáforas y a la profundidad de ideas, para invitar a que el lector haga un poco de introspección, en el blog vamos a hacer todo lo contrario: vamos a buscar frases sencillas y vamos a apelar a la economía de vocabulario, pero sin tener que renunciar a la precisión, ojo.


4-    Ten en cuenta el SEO (Search Engine Optimization)

Si quieres que tu blog sea leído, hay varias técnicas de posicionamiento en los motores de búsqueda de internet, así que dedica un tiempo a examinar qué términos se buscan más en buscadores como Google y compara. Pongamos un ejemplo: si tecleas «malvado», quizás obtengas 2 millones de resultados, pero si buscas «malo», los resultados se elevarán hasta 4 millones; por tanto, ¿cuál de estas dos palabras crees que te convendría utilizar?, ¿la que los internautas buscan menos o la que buscan más? 


Clica aquí  para más información para indexar tu libro





5-      Los párrafos deben contener contenido valioso

Cuando leemos un blog, no siempre llegamos hasta el final. Suele suceder que, atraídos por el título, leemos un par de párrafos y pasamos a otra cosa. Una forma de evitar que tus lectores hagan esto es recurrir a los milestones (jalones); es decir, servirte en cada párrafo de ganchos que de verdad atraigan al lector. Todo vale: anécdotas, variedad de ideas, recuerdos o sensaciones que apelen a la empatía o, simplemente, tener un poco de chispa, sea cual sea el tema que trates.

6-    Publica constantemente

Publicar, al menos, un par de veces a la semana será una forma de mantener a tus seguidores enganchados. Ellos quieren contenido fresco y nuevecito… Y tú, cuando lees otros blogs, también buscas algo novedoso, ¿verdad?

Sin embargo, dependiendo del carácter de tu blog, podrás permitirte dejar pasar más o menos tiempo entre uno y otro post. Así, a un bloguero que relate sus vivencias, y a las que les dé cierto matiz cómico, «se le puede perdonar» que tarde un poco en escribir posts. Sin embargo, en un blog sobre tecnología, donde lo que la prima es la novedad «a gran escala» y los avances científicos, que nos pueden ayudar a tener mejor calidad de vida, quizá esta tardanza entre post y post sea menos excusable.

7-    Usa los links

¿Llevas tiempo escribiendo un blog y no has enlazado unos artículos con otros? ¿A qué esperas? Recuerda que, cuando alguien visita tu página, a ti te interesa que se quede un buen rato «mirando el escaparte». Quizás el artículo que ha encontrado no le interese en ese momento, pero si en ese mismo post descubre un enlace que lleve a otro artículo, quizás este sí le interese.

Veámoslo con un ejemplo:

Tienes un blog sobre literatura y un internauta ha tropezado, por casualidad, con un artículo en el que escribes sobre la novela romántica o sobre la novela erótica. Quizás ese lector no esté muy interesado en ninguno de esos temas. Sin embargo, si en un párrafo añades un enlace que lleve a un artículo sobre técnicas narrativas, por ejemplo, puede que dicho artículo se adapte mejor a lo que anda buscando. ¿Lo captas? Nosotros llevamos tiempo haciéndolo.






8-    Escribe artículos que no pasen de moda

Naturalmente, este no es un consejo que podamos aplicar a todos los blogs, sobre todo a los de tecnología o los de moda, que se sustentan en el cambio continuo. Sin embargo, si escribes sobre un tema que no se base en el «aquí y ahora», que apele a algo más universal —como las emociones, por ejemplo— y que, pasen los años que pasen, no pierda frescura, nunca dejará de recibir visitas, por espaciadas que sean.

9-    Sírvete de las redes sociales 

¿Cuánta gente ha dedicado tiempo y esfuerzo a crear un blog y, al poco tiempo, lo ha abandonado porque no lo leía ni el Tato (y no porque el blog fuera malo, necesariamente)? Conseguir seguidores era más complicado antes del nacimiento de las redes sociales. Pero desde su nacimiento, no tenemos excusas para no apoyarnos en ellas y proclamar a los cuatro vientos que hemos publicado un nuevo post. Esto será mucho más efectivo si lo publicas en redes muy específicas, como los grupos de Facebook, donde puedes encontrar un lectores que estén interesados en tu blog.

10-    Divide los artículos largos

Ya lo hemos dicho antes: simplifica. La gente tiende a lo sencillo, a leer algo digerible, al menos en internet. Así que si lo tuyo no es publicar artículos cortitos, olvídate de publicar un post más largo que la Biblia. Secciónalo en varias partes. Publica una y aprovecha, así, para dejar a tus lectores en suspense hasta que publiques la siguiente.




11-    Apóyate en el material audiovisual

Si dispones de imágenes o de vídeos que estén relacionados con tu artículo, no los desaproveches. Actuarán como pequeños balones de oxígeno y te ayudarán a separar la información. Úsalos para hacer más atractivos tus posts.

12-    Invita a tus lectores a interactuar

Al finalizar, procura dejar siempre algún mensaje para que haya un poco de feedback entre el lector y tú. ¿Quieres que lea otros artículos tuyos? ¿Quieres que entre en tu página web o en tu canal de YouTube? Déjaselo claro. 

Por:  @NLutefisk


No olvides suscribirte para recibir puntualmente nuestros post en #AyudaParaEscritores

Y si necesitas ayuda para publicar consúltanos desde aquí: 

http://unbouncepages.com/servicios-editoriales-para-autores/

No hay comentarios:

Publicar un comentario