martes, 4 de octubre de 2016

Conocer la técnica del head-hopping (saltar de cabeza en cabeza)



¿Sabes qué es el head-hopping? Pese a lo sofisticado que pueda parecer este término (que, literalmente, significa «saltar de cabeza en cabeza»), no te dejes engañar: tan solo se trata de cambiar de perspectiva en un mismo pasaje, de modo que el relato se construya mediante la información que aporten los distintos personajes que vayan interviniendo. No es una técnica novedosa, ni mucho menos, pero… bien utilizada, es efectiva. Ojo, hay que hacerlo con cuidado, porque no es fácil dominarla; por eso te planteamos 6 pautas para conocer la técnica narrativa del head-hopping.




1-    No hay transiciones


Si por algo se caracteriza esta técnica es por saltar de los sentimientos y reflexiones de un personaje a los de otro, sin más ni más. En un pasaje determinado, en una o dos líneas o en un mismo párrafo, el narrador nos cuenta cómo se siente cierto personaje, y, en el siguiente, nos habla de lo que siente otro.



2-    No lo confundas con el narrador omnisciente


«¿Pero lo que has dicho en el punto anterior no lo hace el narrador omnisciente, el que lo conoce todo? ¿Cuál es la diferencia?».


No te equivoques. El narrador omnisciente no solo tiene información sobre los personajes, sino también sobre lo que estos desconocen. Sabe más de lo que pasa por sus mentes. Esta información extra no se da en el head-hopping.



Quizá lo veas más claro con el siguiente ejemplo:

Imagina que tenemos a un personaje A y a un personaje B llamando a la puerta de una mansión victoriana, en medio de ninguna parte, en plena noche de tormenta.

Con el head-hopping dirías que A está asustado, que se muere de ganas de salir corriendo de allí, y que B se desespera porque no aguanta los ataques de pánico de A. Simplemente nos contarías qué percibe o qué siente cada uno.

Con el narrador omnisciente añadirías que los ataques de pánico de A están justificados porque dentro de la mansión hay una horda de zombies, dato que A y B aún no conocen. El head-hopping, en ese aspecto, es una técnica narrativa más limitada.

¿Ya lo tienes claro?
  
Con el head-hopping solo conocemos la perspectiva de cada uno, mientras que con el narrador omnisciente, además de tener una visión general e introspectiva de ciertos personajes, también conocemos detalles que ninguno de ellos percibe.





 3-    El head-hopping  se usa normalmente en tercera persona

No se suele aplicar a la narración en primera persona, porque difícilmente un personaje que narre desde el «yo absoluto» va a conocer y a entender lo que piense y sienta el resto de personajes (a no ser que tenga poderes telepáticos y sea capaz de meterse en sus mentes, como el profesor Xavier de X-Men, lo cual ya le convertiría en un narrador omnisciente).



4-    Pros y contras

Pros:

Puede hacer que el ritmo narrativo sea más ágil (aunque ya sabes que, en gran medida, eso depende de tu habilidad como autor).

Al basarse en las emociones y las reacciones de los personajes, transmite más humanidad a la narración.

Está indicado para aquellos escritores a los que les gustan los retos o para los que buscan dar una vuelta de tuerca a su estilo.

Contras:

Al saltar continuamente de personaje en personaje, el texto queda más fragmentado y buscar un poco de cohesión resulta un poco más complejo.

La falta de detalles —que sí ofrecería el narrador omnisciente— puede limitar nuestra percepción de la historia.


Es complicado escribir todo un libro con esta técnica


5-    ¿En qué tipo de novela se puede utilizar?


Naturalmente, en cualquiera, aunque la novela romántica sería el caldo de cultivo perfecto para practicar este tipo de técnica narrativa, o al menos donde más fácil resultaría llevarlo a cabo, ya que se puede jugar con la introspección, con la capacidad de contar lo que un amante siente por el otro... La novela romántica puede ser el trampolín ideal para desarrollar el head-hopping.





6-    ¿Pero se puede escribir toda una novela así?

Es complicado, como decíamos más arriba, pero no imposible; así que si quieres practicar, te recomendamos que primero lo hagas en pequeños pasajes de tu libro o en un relato breve. Conforme vayas dominando el head-hopping, puedes atreverte a construir más pasajes o historias más largas con ello.

Ahora que ya conoces esta técnica, prueba a abrir un libro narrado en tercera persona y detecta en qué pasajes hay head-hopping o solo un narrador omnisciente. 


Por:  @NLutefisk


Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio

Y si además quieres publicar con nosotros, aquí tienes los packs editoriales de Luhu. Consúltanos sin compromiso.

http://unbouncepages.com/servicios-editoriales-para-autores/

No hay comentarios:

Publicar un comentario