martes, 2 de agosto de 2016

6 consejos para escribir una buena novela de terror





Si te gusta Edgar Allan Poe, es probable que hayas leído «La caída de la casa Usher»,  un relato que se suele utilizar como ejemplo de buena literatura de terror.
A pesar de que aún mantiene su frescura, han pasado casi doscientos años desde su publicación, y hoy, en narrativa, contamos con nuevos recursos para provocar miedo, recursos que van más allá de los utilizados en la novela gótica de terror, que, a pesar de las modas, aún cuenta con sus buenas legiones de seguidores, sobre todo jóvenes; así que no te conviene perderte  nuestros 6 consejos para escribir una buena novela de terror.




1-      No confundas terror con gore



Meter pasajes con cadáveres, heridos, torturas y vísceras a tutiplén no va a hacer que tu novela dé más miedo; en todo caso, asco. Solemos confundir el gore con el terror, quizás debido a la influencia que este tipo de cine comenzó a ejercer sobre la literatura a mediados de los años 70 del siglo XX, donde las escenas en las que abundaba la casquería iban siendo cada vez más explícitas.


-¿Qué gore?
-¿Qué explícitas?
¡Sois unos blandos!




2-      Demasiada «ambientación terrorífica» puede ser contraproducente



Cementerios, mansiones encantadas, castillos malditos, bosques misteriosos, hospitales psiquiátricos abandonados, la luna llena… Con cualquiera de esos escenarios ya preparas al lector para recibir un susto, pero puede que los lectores ya estén sobresaturados de estos elementos. El llamado terror gótico, desde principios de XIX, está infestado de lugares comunes que disponen al lector a pasar miedo. «Claro —dirás—, el lector ya está preparado para el miedo desde que escoge la novela de terror para leer… porque es eso lo que busca, ¿no?». Sí, pero hay diferentes formas de conseguir que se le ponga el vello de punta; así que no está de más hacerlo con un poco de originalidad, ya que una ambientación muy típica puede restar intensidad al factor sorpresa.



Es mejor que huyas de lo previsible. Se puede escribir una historia de miedo con elementos muy sencillos. Ilustremos esto con una conocida obra; por ejemplo, Los pájaros, de Daphne du Maurier, que todos conocemos gracias a la adaptación cinematográfica de Hitchcock. Aunque no hayas leído el relato, seguro que has visto más de una vez la película y… admítelo, más de medio siglo después de su estreno en las salas, aún provoca escalofríos.



¿Dónde se sitúa la acción? ¿En un castillo, en un cementerio…? No, ¿verdad? El escenario es, principalmente, una pequeña villa portuaria de Cornualles, aunque los ataques se dan en todo el Reino Unido.



¿Y estos ataques… ocurren solo de noche? Lo cierto es que suceden incluso a plena luz del día. De hecho, en la película de Hitchcock los ataques que vemos se producen a plena luz del día.



¿Y qué desata el pánico?, ¿monstruos, fantasmas…? No. Periquitos, gorriones, gaviotas, grullas… Aves, animales que, en principio, no inspiran terror (en todo caso, fastidio cuando nos ensucian el coche).

 
-Yo puedo limpiarte el coche si no te importan los rayajos 




3-      No centres toda tu atención en asustar



Introducir reflexiones, un argumento sólido o personajes bien definidos es vital en cualquier obra de ficción. Tiene que haber una historia consistente. Es mejor que tu obra sea algo más que una mera excusa para aterrorizar.


-A veces menos es más




4-      ¿A quién debes asustar?



¿Quieres asustar al protagonista o al lector? Es importante que te plantees esta pregunta. El miedo se crea a través de los personajes, sobre todo de sus reflexiones. Pero si solo te limitas a plasmar cómo reaccionan ante un suceso espantoso («el corazón me latía a mil por hora, se me puso la carne de gallina, temblaba»…) no esperes un premio a la originalidad. Trata de que el lector entienda los sentimientos de tus personajes más allá de las reacciones fisiológicas de estos últimos.


-Apenas sin moverme os hice sufrir en esta escena, ¿verdad?


5-      ¿Qué elementos dan miedo?



¿Monstruos y apariciones? ¿Posesiones diabólicas? ¿Asesinos y perturbados? Aunque la narrativa de terror ofrece tópicos bastante trillados, no es fácil contestar a esta pregunta, ya que no todos tenemos las mismas fobias o la misma capacidad para asustarnos. Sin embargo, hay un miedo universal por lo anómalo si este nos lleva a pensar en la muerte y en la agonía (miedo derivado de nuestro instinto de conservación, que nos hace estar alerta ante una amenaza). Tememos lo anómalo, lo raro, el fenómeno que se sale de lo cotidiano, o que trasciende la propia naturaleza, y que creemos que representa una amenaza para nosotros. Para causar miedo, aprovecha esa anomalía que apela a nuestro instinto de conservación.


-¿Tenéis fobias?, perdona, soy un psicópata.
¿Qué es una fobia?




6-      Explota el morbo



De alguna manera, hay ciertas situaciones que nos atraen, quizás a unos más que otros. Más de una vez has girado levemente la cabeza mientras conducías para ver el coche accidentado en la cuneta, la policía y la ambulancia… y lo sabes. Pero ¿por qué? ¿Por qué una situación «anómala» llama tanto nuestra atención?  ¿Es porque en el fondo somos un poco cabrones —sí, he dicho «cabrones»— y estamos pensando «suerte que no me ha tocado a mí», y por eso sentimos una especie de alivio y bienestar, o es porque empatizamos con la víctima y queremos que no sufra y que se salve? En cualquier caso, los autores de bestsellers de terror explotan esta atracción por lo fatídico y juegan con ello (que se lo digan a Stephen King o Dean Koontz); eso sí, controlando lo que dura cada momento de terror y de suspense. Si te dedicas a escribir este tipo de novelas, es importante que midas bien los pasajes más hardcore, su intensidad y el efecto que quieres crear con ellos. Extender innecesariamente o exagerar lo mórbido va a lastrar tu manuscrito, e incluso es posible que provoques risa en lugar de miedo.



Asustar con una historia es más difícil de lo que parece, por eso vale la pena descubrir nuevos trucos para impresionar al lector. Y tú… ¿conoces algún truco más?, ¿cuáles son tus novelas de terror favoritas? Cuéntanos tus experiencias con este tipo de literatura en los comentarios.

    


-¡Dinos en comentarios!


¡Pincha en la imagen para ver el vídeo!

Por:  @NLutefisk

Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio


 Y que no te asusten nuestros packs editoriales. ¡Descúbrelos y consulta sin compromiso!

http://servicios-autoedicion-luhu-editorial.webflow.io/

No hay comentarios:

Publicar un comentario