lunes, 23 de mayo de 2016

Haz tu web de escritor más atractiva





Sólo cabe progresar cuando se piensa en grande, sólo es posible avanzar cuando se mira lejos.
José Ortega y Gasset
 
 


¿Has montado una web para vender tus libros pero nadie la visita? Cuando has puesto tanto empeño y toda tu ilusión en ella, esto puede llegar a ser frustrante porque la actualizas a menudo, te desvives por cuidarla… pero parece que nadie se toma la molestia de visitarla para comprar tus libros. ¿Qué es lo que no funciona? ¡No puede ser, si lo has revisado todo! Para que no te vengas abajo, desde Luhu Editorial te contamos cómo mejorarla.

Claridad ante todo. No hagas de tu web un laberinto: que tus posibles compradores no tengan que ir saltando de página en página hasta encontrar la manera de comprar tu libro. Acuérdate de cuando vas a comprar al súper y lo han remodelado todo. Te sientes perdido. Al cambiar los productos de sitio, descubres que la horchata no está en su estante o que no hay forma de encontrar los Choco-Krispies, como si hubiesen caído en una dimensión desconocida. Pues aquí sucede algo parecido. Si tus futuros lectores se pierden en un laberinto de enlaces, pop-ups irritantes y demás, poco interés despertarás en ellos y menos libros conseguirás vender.

Cuida la sinopsis. No destripes el argumento, pero tampoco lo ocultes tanto como para que quien visite tu página web no tenga ni idea de qué va tu libro. Tan malo es mostrar demasiado como mostrar demasiado poco. Mide tus palabras y asegúrate de que éstas transmiten el mensaje que de verdad tienes en mente.


Clica aquí si quieres leer más sobre la RAE



Incluye información sobre tus nuevos proyectos y deja que opinen sobre ellos. No es que sea malo que los guardes celosamente en tu ordenador, pero anunciarlos te ayudará a crear expectativas. Hay quien cree que ocultarlos como si fueran secretos de Estado le ayudará a vender. Lo que quieres es que la gente conozca tus obras y que te conozca como autor, no jugar a ser un espía como James Bond. Muestra en tu web qué te está inspirando para escribir y deja que comenten. ¡Ábrete! ¡Interactúa con el lector!


Utiliza formularios de pedido e incluye una sección en la que el visitante pueda hablar de lo que necesita. De este modo, agilizarás el proceso de compra. 



Elabora una lista de las principales librerías donde se puede adquirir tu libro. Quizás no sean muchas, pero es un recurso que no puedes dejar pasar por alto. 

Procura que la información de contacto sea visible. Si uno de tus lectores necesita contactar contigo y no encuentra una dirección de e-mail donde localizarte o un perfil profesional dentro de las redes sociales, estarás perdiendo posibles ventas. Es más, puede que incluso ese lector que has perdido hable mal de ti en Internet. Dios los crea y los haters se juntan. 


Ten muy presentes los motores de búsqueda. Plantéate esto: ¿se puede acceder fácilmente a tu web desde Google, Yahoo…? Es vital que tu web se encuentre dentro de las primeras páginas de búsqueda. ¿Cuánta gente busca información en Internet sobre un tema en concreto y no pasa más allá de la tercera página que le ofrece Google (o directamente no se aventura a ir más allá de la Wikipedia


Incluye información audiovisual. ¿Te han hecho entrevistas en algún programa de radio o de TV? ¿Y a qué esperas para colgar los vídeos y podcasts de tu intervención en el programa? Si no lo haces, perderás una ocasión única de hacerte visible dentro del mundo editorial. 
¿Cómo?, ¿que aún no te han entrevistado? Ya tardas en contactar con emisoras de radio y canales de TV para hablarles de tu libro. Piensa que estos programas necesitan invitados interesantes que tengan historias que contar, y tú, a la vez, necesitas estas entrevistas  para difundir tu obra. ¿Hay algo más que añadir? Éste es un ejemplo claro de simbiosis.

Introduce un pequeño tráiler. Incluir un pequeño vídeo con algunas escenas de tu libro siempre puede ser un aliciente. Para ello, has de tener presente dos puntos clave:

  • No hace falta que seas Spielberg. De hecho, grabarte mientras lees un pasaje de tu libro puede valer; bastará con que cuides un poco la ambientación, seas natural y le des cierto ritmo a la lectura. Si sientes que puedes hacer algo más elaborado, todo dependerá de los recursos que tengas a tu alcance.
  • El vídeo no tiene que ser demasiado largo. Es importante que tengas en cuenta cuántos megas «pesa». Aunque la era de las conexiones telefónicas a Internet con 56 k pasó a mejor vida, si tu web tarda mucho en cargarse no confíes en la paciencia del internauta. ¿Cuántos minutos segundos sueles esperar a que se cargue una página?

Por último, si estos consejos te saben a poco y necesitas ayuda con tu web, siempre puedes recurrir a profesionales que te asesoren y te echen una mano. Por ejemplo —y aprovechamos para hacernos un poco de autobombo—, en Luhu Editorial contamos con la ayuda de Luhu People & Tech, especializada en la implementación y asesoramiento de diseño y contenidos de páginas web.   

Con estos consejos ya no tienes excusa para hacer una atractiva página desde la que vender tu obra.


Y si quieres ver programas de ayuda para escritores clica aquí




Escrito por: Por @NLutefisk



Y si te ha gustado suscríbete gratuítamente en #AyudaParaEscritores y no te pierdas nuestros posts

* Obligatorio


Y si quieres hacerte una web o necesitas ayuda para editar, consúltanos desde aquí




No hay comentarios:

Publicar un comentario