domingo, 15 de mayo de 2016

10 ideas para elegir un buen título para mi libro




El título de tu libro ha de tener personalidad propia, ha de dar un cachete a futuros editores y lectores, para llamar su atención y decirles: «¿Habéis visto qué original soy? Pues lo que hay entre las tapas aún lo es más. Imaginaos».

Elegir un buen título es como elegir un traje para una boda… como invitado: no puedes repetir algo que lleven los demás, y ha de ser algo que, si no es único, al menos lo parezca. Un gran título es un buen plato de degustación: si el editor o el lector se siente atraído por lo que le ofreces, va a querer más.



Te damos algunas pistas para que elijas bien el título y no condenes tu libro al fracaso.



1- ¿Título corto o largo?



 Siempre se ha dicho que el título no ha de tener más de cinco palabras. Comprobemos si es verdad:



Ejemplos claros de best-sellers con títulos largos. Sí, esos títulos tan largos que, mientras los lees, te da tiempo a prepararte un café y a lavarte los dientes: cualquiera de la saga Millennium -La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina (igual de largo en sueco que en español)- o los de Harry Potter -Harry Potter y las reliquias de la muerte...



Pero…



Ejemplos de best-sellers con títulos cortos: casi cualquiera de Stephen King; Carrie, Misery, Cujo, It Un título corto es directo, pero eso no significa que, necesariamente, vaya a convertir tu novela en un best-seller

En realidad, la longitud del título, por sí sola, no es tan importante como se pensaba hasta hace poco.







2- El título ha de condensar o, al menos, sugerir el contenido.



Ejemplo de título explícito y que refleja perfectamente su interior: Parque jurásico, de M. Crichton. No se puede ser más explícito… Bueno, sí, aunque titularlo Parque de dinosaurios quizás hubiese parecido infantil.



Otros ejemplos de títulos explicitos los tenemos en las novelas de Julio Verne; por ejemplo, De la Tierra a la Luna (Humm, ¿de qué tratará?).



En cualquier caso, hay curiosas –y divertidas- excepciones. Ejemplo de título que no refleja el contenido: Lo mejor que le puede pasar a un cruasán, de Pablo Tuset. ¿Que por qué no refleja el contenido? No seremos nosotros los que desvelemos el misterio. 



3- Ha de haber, al menos, una palabra clave, una palabra que concentre la esencia del libro mejor que el resto. El amor en tiempos del cólera. Te dejamos que juzgues tú mismo cuál tiene más peso: ¿amor o cólera?





4- Es mejor que lo elijas cuando hayas acabado tu novela. Es más fácil adaptar el contenido de tu libro al título que hacerlo a la inversa. Además, evitarás distracciones.



5- Lluvia de ideas. Haz una pequeña lista de posibles títulos y elige el que mejor se ajuste al contenido.



6- Procura que sea fácil de recordar. 

 Añade elementos que nadie encontraría fácilmente en otros libros. Ejemplo: Clavelito y Chutamonos: poesía punkarra (humm, ¿de quién será este libro?).

 Te recomendamos que evites los siguientes principios o finales de títulos. No les pasa nada malo, pero es que… están demasiado vistos, y tu libro pasará inadvertido entre aquellos que tengan un título parecido:



·         El último…

·         Nunca (o no) digas…

·         La vida de…

·         El diario de…

·         Las crónicas de…

·         Los ojos de…

·         Pasión…

·         Amor…

·         Los últimos días de…

·         El viaje de…

·         La canción de…

·         El mundo de…

·         …final

·         …letal

·         …mortal

·         …sangriento

·         …con su enemigo

·         …para dos

·         …en la oscuridad

·         …a solas

·         Secuelas que acaban directamente en numerales II, III, IV… mondos y lirondos.

  
(Esto solo se lo permitimos a Led Zeppelin… y en este caso ni siquiera estaríamos hablando de libros).




7- Asegúrate de que tenga gancho. Un cambio en algunas palabras puede ser la diferencia entre vender miles o, al menos cientos, de ejemplares. Juega con la sonoridad, dale empaque y «ritmo».

Libros que experimentaron un tirón de ventas al cambiar de título:


Primeras impresiones → Orgullo y prejuicio

Entre un montón de cenizas y millonarios → El gran Gatsby
El muerto viviente → Dracula 
La guerra del anillo El señor de los anillos
La ballena Moby Dick
El último europeo  → 1984
Cuatro años y medio de lucha contra la estupidez, las mentiras y la cobardía Mein Kampf 
Mañana será otro día  Lo que el viento se llevó
Un reino junto al mar → Lolita


8- Haz que el título juegue con el misterio, con las ganas de adivinar. Ejemplo: El silencio de los corderos, Farenheit 451, Sigilo (¿de quién será este otro libro?).





9- Y si la imaginación no juega a tu favor, siempre puedes recurrir al socorrido truco de poner un título sacado de dichos populares o canciones que aparezcan en el libro y que resuman la actitud de alguno de los personajes: Las apariencias engañan, La rosa de Alejandría, Cría cuervos... (sí, no es solo una película de Saura).




10-  Pide opinión. No temas preguntar a los demás qué les parece el título que has elegido. Selecciona algunos que se te han ocurrido durante la lluvia de ideas, para que te ayuden a decidir. ¡Quizá te sorprendas!



Escrito por: @NLutefisk





Y si te ha gustado suscríbete gratuítamente en #AyudaParaEscritores y no te pierdas nuestros posts
* Obligatorio

¿Quieres nuestra opinión? ¿Necesitas más ayuda? Consúltanos sin compromiso.

http://servicios-autoedicion-luhu-editorial.webflow.io/

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar