jueves, 28 de abril de 2016

15 consejos para escritores noveles


¿Te han dicho en clase que se te da bien escribir? Nadie dijo que fuera fácil ser escritor, pero tampoco aburrido. Si te ha picado el gusanillo de la literatura, es hora de ser creativo. ¿Que no sabes por dónde empezar? Pues siguiendo nuestros consejos, por ejemplo.

1- Escribe, escribe, escribe.

Vale la pena hacerlo con cierta frecuencia, ya lo hemos dicho otras veces.

«Prefiero escribir cuando me venga la inspiración». Eso está bien, pero y si la inspiración te visita una vez durante 30 minutos al año y te has propuesto escribir, por ejemplo, una trilogía épica como la de El señor de los anillos, ¿cuánto crees que tardarías en escribirla si solo te dejas llevar por la inspiración? Es bueno tener cierta rutina, para escribir, ¿que luego reescribes muchas cosas que no te han gustado? Tampoco fuerces a hacerlo si en épocas en las que realmente no te apetece.



2- Lee todo lo que puedas... y más. Es necesario, te digan lo que te digan. ¿Acaso se puede ser atleta olímpico sin haber entrenado mucho primero? ¿Se puede llegar a ser un gran chef sin tener ni idea de cocinar? Pues aquí sucede lo mismo. Son muy raros los casos de gente que llega a escribir realmente bien sin haber leído antes.



3- Vigila la ortografía, por favor. Presta atención a las «excusas de vagos» más utilizadas para «pasar» de ella.

Excusa de vagos nº1:


«Con tal de que se entienda lo que he escrito, sobra».


¿De que lo entienda… quién? ¿Tú solo? Por mucho empeño que pongas en escribir una gran historia, las faltas de ortografía, los fallos de sintaxis, etc. distraen. ¡¡¡Distraen!!! Llegará un punto en que el lector se va a fijar más en las faltas que has cometido que en lo que le estás contando. Solución: fíjate al leer, escribirás cada vez mejor (esperamos).



Excusa de vagos nº 2.

«En realidad, no es tan importante. Los grandes genios como García Márquez no atendían a reglas ortográficas».

García Márquez: después de haber escrito durante años siguiendo normas ortográficas, propuso simplificarlas. Simplemente fue una propuesta para actualizar un poco la forma de escribir. 


Una cosa es tratar de ajustar las reglas después de haberlo metido mucho y otra cosa es pasar olímpicamente sin apenas haberlas aprendido. Otra excusa que no vale.

Excusa de vagos nº 3.

«Los periodistas también cometen faltas de ortografía. Si a ellos se les permite, a mí también».

En general, los periodistas han de crear noticias y artículos en muy poco tiempo para el medio en el que trabajan. Muchos van «a matacaballo», como se suele decir. Tienen que verificar información y no siempre trabajan en las mejores condiciones posibles. Escribir a toda prisa una noticia, un artículo… y enviarlo a la redacción no es lo mismo que estar en casa con todo el tiempo del mundo para escribir sobre lo primero que te venga a la mente. Otra excusa a la que no te puedes agarrar.





Excusa de vagos nº4

 
«La ortografía es tan relativa…, todo depende. No hace falta seguir normas».

Todo es relativo, claro, pero tú quieres que tu escrito se entienda, ¿verdad? Como hemos mencionado antes, hay escritores que se han saltado las normas a la torera pero, en la mayoría de los casos, con conocimiento de causa, para provocar algún efecto determinado en el lector, no porque realmente desconozcan la ortografía.

Es cierto que las lenguas no son ciencias exactas y que es muy fácil dudar de sus normas, pero vale la pena seguirlas. Si no, ¿para qué están los diccionarios, los manuales de estilo, las academias de la lengua…?

 

Dejemos las excusas para vagos y continuemos con el resto de consejos:

4- Pon a tus personajes a prueba, haz que se enfrenten a un gran problema. ¿Lo resolverán? Depende de lo que tú decidas.

5- Lee en voz alta lo que has escrito, prestando atención a las pausas, a la entonación, al ritmo… y pregúntate: ¿suena bien?, ¿suena natural, poético, pedante…?


6- Raciona los adjetivos: a veces, menos es más; es decir, no por poner demasiados adjetivos tu obra va a ser mejor.

7- Rodéate de gente que aporte algo a tu vida, que enriquezca tu forma de entender el mundo. Esto es válido para tu creatividad y para ti, en general, te dediques a lo que te dediques.



8- Pídele a algún profesor si puede leer algo de lo que has escrito y pregúntale su opinión. Será muy raro que te diga que no (aunque también depende de a qué profesor se lo pides, elige bien).




9- Haz amigos que también se dediquen a escribir; será interesante intercambiar puntos de vista, ideas… con ellos.



10- Aprovecha para escribir en cualquier publicación que se te ponga a tiro: blogs, fanzines, etc.


11- No te tomes las críticas a tu obra como algo personal.

No siempre podemos agradar a todos (tampoco sería natural, no somos clones). Por desgracia, no todo el mundo sabe hacer críticas constructivas. De hecho, muchos autores de culto no tuvieron piedad con sus colegas escritores. En cualquier caso, que no te amarguen el día. 


Por otro lado, siempre puedes aprovechar alguna crítica para ver cuánta razón hay en ella y, así, hacer autocrítica.

Recuerda: no hay crítico más implacable que uno mismo. 

 12- Piérdele el miedo el miedo a las bibliotecas. ¿Que ya has estado y no te gusta lo que hay? No nos lo creemos. Seguro que hay algo que te pueda gustar. Simplemente, prueba.

13- No tengas miedo a cometer errores al escribir. ¿Crees que J. K. Rowling nació ya escribiendo? Seguro que antes de terminar cada libro revisa y corrige un montón de fallos, como todos los escritores.
Aprende del error, haz de él tu aliado.

14- ¿Qué tal si escribes un diario? Aprovecha las conclusiones que sacas al final del día y adáptalas a tu relato.


 
15- Y sobre todo, no tires la toalla. Escribe, lee, piensa… Siempre vale la pena. 



Escrito por:  Por @NLutefisk


Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores
* Obligatorio




Y si quieres editar, consúltanos sin compromiso clicando aquí


http://unbouncepages.com/servicios-escritores-indie/

No hay comentarios:

Publicar un comentario