lunes, 31 de octubre de 2016

¿Cómo lidiar ante una crítica negativa hacia mi libro?

¿Críticas negativas? Pero si me las tomo muy bien. 
Soy una balsa de aceeeeeite...

Siguiendo con el ciclo de artículos dedicados a cómo afrontar la frustración al escribir y publicar, hoy te hablaremos de cómo reaccionar ante las críticas negativas, especialmente aquellas relacionadas con el rechazo a tu obra.

Hubo un tiempo en que la negatividad del autor venía especialmente provocada por el rechazo editorial y, si llegaba a publicar, también por la crítica. Que el proceso fuera más lento y costoso que hoy tenía una ventaja: daba tiempo a que la obra pasara múltiples revisiones a través de profesores, amigos, etc. antes de llevarla a la editorial. Esa era una forma de curarse en salud y de no estar tan expuesto a las críticas destructivas.

Hoy va todo más deprisa y dependemos mucho de Internet, con su cara A y su cara B, como las viejas cassetes. Por un lado, el proceso de publicación es mucho más rápido y puedes llegar a más gente gracias a las redes sociales; por otro, sabes que cualquiera puede dejar caer un comentario atómico sobre tu libro en un momento dado.

 



Joker: tu obra no mola.

Internet, como en todo tiene su cara A y su cara B.

Cara A.

 ¡Qué bien! Puedo publicar y hacer que mi libro llegue a millones de personas. ¡Yuhuu!

Cara B.

Deja tu opinión sobre mi libro:


 “Es infumable. No lo compréis”.
 “No tiene calidad ninguna”.
 “No pude pasar de las primeras veinte páginas”.
 “Escribir no es lo tuyo; dedícate a cultivar champiñones”.
“¿No se puede puntuar poniendo estrellas negativas?

Y la clásica:

“Si estás vendiendo tu libro tan barato, no creo que sea muy bueno”.


Y es que no siempre es fácil aceptar una crítica. Pregúntate hasta qué punto es realista esperar que todos los comentarios que recibas vayan a ser críticas constructivas, argumentadas y hechas con diplomacia. Reconócelo: incluso esas duelen.
   
Ante la crítica, no se valora tanto  el esfuerzo como el resultado. Da igual que creas que has escrito la obra maestra de tu vida o el libro que cambiará para siempre los gustos de la humanidad.  Por muchas  ganas, tiempo y sacrificios que hayas dedicado a escribir,  si tu obra no es bienvenida te lo harán saber directa o indirectamente.



-Joker, ¡me ha encantado tu obra!
-¿Ah sí? Mándame una foto de mi libro para la página del facebook
-Es que...
-Es que ni lo tienes. Agradezco tu torpeza.

Nos guste o no, todo el mundo tiene derecho a expresarse y a exponer su opinión sobre tu obra, pero por malas que sean estas, no debes  dejarte destrozar la autoestima y pensar que están echando por tierra tus ilusiones. Como ya te dijimos, trata de ver las críticas —al menos aquellas de las que se pueda extraer algo de provecho— como una oportunidad de mejorar tu próximo trabajo e intenta ver qué cosas no han gustado. 



En cualquier caso, es aconsejable que tengas estas reflexiones muy presentes:



1-    Siempre vas a tener críticas negativas. No se puede agradar a todo el mundo, igual que tampoco se puede caer bien a todo el mundo.

2-    No te lleves las críticas a lo personal. Lo normal es que te digan que tu obra, o parte de ella, no les gusta o que flojea aquí o allá. A no ser que te topes con un troll realmente amargado, no te van a insultar ni te van a decir que eres un papanatas o que eres feo. Lo más seguro es que aquel que haya dejado el comentario negativo no te conozca sino por lo poco que pueda saber de ti a través de tu libro o de las redes sociales; así que difícilmente va a tener algo contra ti.

3-    A veces, es demasiado tentador responder a una crítica demoledora. Por mucho que te provoquen, no caigas en ese juego, no te piques, trata de mantener la paciencia. Recuerda que dejar tu obra expuesta en la red implica recibir todo tipo de comentarios, quieras o no. 

4-    Si te picas y contestas, lo que haces es crear el efecto bola de nieve, bola que te acabará arrastrando. En el colegio, ¿nunca te ocurrió que un profesor acababa castigando al que empezaba la pelea y al que se defendía? Pues aquí ocurre lo mismo. Si entras al trapo, puede que los posibles compradores de tu perciban esa actitud como un signo de debilidad, lo que puede llevarles a pasar olímpicamente de comprar tu libro. Haznos caso, las peleas entre escritores de ahora no tienen el mismo glamour que los duelos a espada entre escritores de antaño.



Ups, ¡perdona, perdona Batman!,
retiro lo de "chupatintas"


5-    Por tanto, el escritor ha de hacer de su piel una coraza (metafóricamente, claro).


6-    La negatividad se contagia como un virus, como la rabia, como la peste… Afróntala con  serenidad
suficiente y úsala para fortalecer tu templanza.


Y es que es tan adictivo recibir palmaditas en la espalda y cumplidos por lo bien que hacemos las cosas, que, cuando alguien está insatisfecho con nuestro trabajo y nos lo hace saber, no siempre sabemos cómo reaccionar. Desengánchate de las palmaditas en la espalda; de lo contrario, acabarás perdiendo la objetividad y viviendo encerrado en tu propia torre de marfil. 



-Bueeeeno,
 aceptaré que no le puede gustar mi obra a todo el muuuundo...

                 
¿Y tú... cómo has reaccionado a las críticas hasta ahora? 


Por:  @NLutefisk


Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio



Y si necesitas ayuda para publicar…


http://servicios-autoedicion-luhu-editorial.webflow.io/


2 comentarios:

  1. Muchas gracias por los consejos, hace poco estuve a punto de pisar el palito, pero me contuve y resistí la frusteación.Después de todo era una sola critica negativa contra cinco o seis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien hecho. No siempre es fácil saber reaccionar ante las críticas negativas.
      Gracias a ti por seguirnos, Ruth.

      Eliminar