jueves, 10 de noviembre de 2016

Lucha por tu libro

Escritores, ¿cuál es vuestro oficio?
Editar un libro sigue siendo algo digno de prestigio. Escribir más de 100 páginas y crear contenido propio no es cosa fácil y te mereces sentirte orgullos@ si has conseguido terminar tu obra.


Este post va dirigido a aquellos escritores desorientados, a aquellos desencantados, a los que pensaban que terminarían en centros comerciales firmando libros y en realidad no han conseguido vender ni 10 libros incluyendo a la familia.

Sí, quien escribe este post sabe lo que ha sido promocionar su libro; sí, también sé lo que es promocionar a los demás y me he topado con muchísimas clases de escritores y hay una cosa que es ley universal: SI NO TE IMPLICAS, NO VAS A VENDER. 
Cierto es, que lo que proyectes recibirán los demás.  


Si tú eres un escritor que no tiene el respaldo de una editorial de primera línea, aquellas que pueden gastarse miles y miles de euros en hacerte famoso, pagar a mil medios para la promoción y demás, no necesitarás gastar ni una neurona en la promoción. Pero sin quitarte la ilusión, mi intención es la contraria (ya lo verás) debes saber que esa gente fichada por grandes corporaciones es un porcentaje muy pequeño en un mundo lleno de escritores. Suelen guiarse por la popularidad del escritor o si tiene una calidad exquisita, y cuando digo exquisita me refiero a rozar la excelencia. Hay anónimos que han podido publicar con estas editoriales ¡por supuesto!, pero repito: un porcentaje muy pequeño.

Si tú eres como yo, una persona a la que le gusta escribir, leer y ser leído y quieres vender (y yo he vendido mucho más de lo que merecía) debes saber que si pares a tu libro es intrínseco implicarte al ciento por ciento en él.
Si has sudado la gota gorda escribiéndolo para tus lectores potenciales, corrigiéndolo una y otra vez, ese libro es merecedor de llegar a un número de lectores no digo masivo, pero sí DIGNO.

-Cariño, ¿para qué vas a hacer nada más?
Tú ya lo has escrito, ahora zanganea


-No sé...no sé...

Muchos escritores en la segunda etapa del libro, la autopromoción empiezan a perder la fuerza como un globo sin nudo y la ley universal se cumple: ese libro se estanca y no se vende. Es más, da pena porque se queda en cajas en un rincón pillando polvo o haciendo de soporte para una mesa. ¿Así quieres que termine tu libro?, ¡para qué lo has sacado? y piénsalo... ¿qué te cuesta invertir cada día media hora de tu tiempo en él?

Hay gente que sólo venden un libro y hay otra gente con libros aparentemente menos atractivos que han conseguido vender cantidades rentables y alguna que otra ovación. La única diferencia es que el primero, lo único que hace es pasar el libro a la editorial y ni siquiera avisar por el facebook que ha editado un libro (palabra que hay gente así, como si fuera una deshonra compartir la portada de tu libro) y los segundos se toman como un reto personal vender el libro. Es un periplo donde conocerán a sus lectores en ferias, locutores de radio, presentadores de televisión, harán books trailers, postearán y mil cosas más muy edificantes donde la persona se siente REALIZADA.

Los primeros se quejan de su mala suerte, los segundos piden más ejemplares.

-Cariño. Has sacado tu libro. Lucha y...
¡VUELVE CON TU LIBRO O SOBRE ÉL!

¿Quieres vender? Me explayaré en mi segundo post porque este es de inicio.


Por:   @La_Kristo

Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio



Y si necesitas ayuda para publicar…


4 comentarios: