miércoles, 11 de noviembre de 2015

Entrevista a Coral Herrera, escritora y analista del amor




Nacida en Madrid, tuvo la suerte de criarse en un barrio de la periferia, Aluche. Fue de esas niñas que anduvieron libres por los parques y las calles con su pandilla de amigos y amigas. 
Se crió con una hermana dos años más pequeña que ella, y, según dice Coral "me siento muy unida a ella aunque ahora nos separen diez mil kilómetros de distancia."  

Estudió Humanidades y Comunicación Audiovisual en la Universidad pública, primero licenciatura y luego Doctorado.

Hablamos sin tapujos con una de las figuras más icónicas e influyentes del feminismo en la actualidad.



¿Cómo era el ambiente en el que creciste? ¿Viviste en un ambiente machista?

Mis orígenes son de clase obrera: mi madre trabajó en la fábrica de Renault durante 35 años, mi padre es escritor y fue siempre el amo de casa, luego trabajó como profesor de Yoga y ahora ambos están jubilados.
Mi madre militaba en el feminismo y mi padre nos crió a mi hermana y a mí: él hacía las compras y las comidas, y nos llevaba al colegio. En mi casa siempre ha habido un reparto de tareas igualitario, creo que lo único que no sabía hacer mi papá era coser. 


¿Dónde resides actualmente y por qué?

Vivo en Costa Rica, en la capital, San José. Emigré en 2011 porque me invitaron a un Congreso feminista y decidí quedarme para buscar trabajo, ya que en España solo conseguía trabajos precarios, sin contrato, sin seguridad social, y con salarios indecentes. Tuve que quitar el doctorado del curriculum y por eso pensé en irme a otro país.

Me costó mucho porque no tenía papeles y me vine con 600 euros únicamente, pero un día me llamaron de UNESCO para trabajar y me cambió la vida. Mi madre no se creía que me hubieran contratado en una agencia de la ONU así que tuve que enviarle el contrato para que se lo creyese, jajajajaj!


¿En qué proyectos trabajas actualmente?, ¿Cuáles son tus proyectos para el futuro?

Estoy trabajando con un grupo de mujeres diversas en la construcción del Observatorio de Comunicación y Genero Centroamericano que presentaremos en un par de semanas. En este colectivo hay activistas y profesoras universitarias, y el objetivo común es analizar el tratamiento periodístico de las noticias con un enfoque de género, sensibilizar a la población y a los medios para erradicar la violencia y el machismo de sus contenidos, y crear herramientas para que los y las profesionales de la comunicación puedan formarse en género.

Por otro lado, abrí en Junio un Laboratorio del Amor que va creciendo día a día: ya somos 166 mujeres de diferentes países, edades, profesiones y orientaciones sexuales trabajando juntas bajo el lema “Lo Romántico es Político” y “Otras formas de quererse son posibles”.

El Laboratorio es un espacio de encuentro, de investigación, de comunicación y de acompañamiento: por un lado es un taller permanente de formación en torno a los estudios sobre el Amor, con sus foros de discusión y su Biblioteca del Amor. Por otro es un red social privada en la que hablamos de lo personal, y de lo político, mezclamos teoría y praxis, y construimos herramientas que nos permitan sufrir menos, y disfrutar más, y querernos más y mejor.

Estoy escribiendo un nuevo libro, sigo muy activa en mi blog (entrar aquí ) 



y voy a abrir un consultorio sentimental en la Revista Cáñamo para el próximo año. 



¿Qué te motivó a la hora de investigar el amor romántico desde una perspectiva de género?

Pues me llamaba mucho la atención las diferencias entre los discursos feministas a favor de la independencia económica de la mujer, y los discursos románticos que siguen perpetuando el sentimental de las mujeres. Me parecía que al empoderamiento femenino a nivel político, económico, laboral, familiar, sexual, etc. le faltaba toda la parte emocional, es decir, pensé que no podemos ser realmente autónomas hasta que no nos liberásemos también de los mitos del romanticismo patriarcal. Entonces pensé, igual que se puede despatriarcalizar la Ciencia, también se puede desmontar el amor romántico que perpetúa la igualdad y la violencia contra las mujeres. 





¿Qué situaciones has visto en alguna/s mujer/es que te hayan partido el alma y te hayan dado más garra para luchar?

Pues todos los días se me parte el alma cuando veo en las noticias que han asesinado a una mujer, no hay día en que el machismo descanse. Saber que en Argentina asesinan a una mujer cada 30 horas o en Honduras cada 12 me parte el alma. 
En España asesinan a 3 o 4 por semana, en México desaparecen varias todos los días… me da tanta rabia que los gobiernos inviertan más en fútbol que en luchar contra el terrorismo machista. Me da tanta rabia la impunidad de los crímenes contra las mujeres… creo que es necesario sensibilizar a la población sobre la importancia de acabar con el sexismo y la misoginia, y exigir a los gobiernos más educación en igualdad. La cultura y los medios tienen que replantearse su responsabilidad social y ética también, porque no sólo no hacen nada para eliminar el machismo, sino que lo promueven constantemente.



¿Contra qué luchas o qué intentas que la sociedad comprenda? 
El feminismo actualmente, como término, está muy estigmatizado. ¿Qué significa ser feminista? ¿Cuál crees que es la situación del feminismo actualmente?
Creo que poco a poco el feminismo se está poniendo de moda, por eso ahora los machistas están empezando a organizarse en grupos para atacarnos en las manifestaciones y en las redes sociales. Cualquier persona que sea sensata, que esté informada, que crea en la igualdad y defienda los derechos humanos de las mujeres es feminista, de manera que existen muchos millones de personas en el planeta que son feministas pero no quieren colocarse la “etiqueta” por todos los estereotipos negativos que conlleva: que si somos odiadoras de hombres, que si queremos imponer un patriarcado de mujeres para dominar y esclavizar a los hombres, que si estamos locas, que si somos unas radicales….

Afortunadamente son cada vez menos las personas que siguen creyendo que el machismo es lo mismo que el feminismo. El feminismo es una teoría y un movimiento por la igualdad, y solo con leer un poquito, cualquiera puede darse cuenta de que todos los planteamientos feministas son la mar de sensatos: acabar con la esclavitud sexual femenina e infantil, acabar con las mutilaciones de niñas, acabar con los asesinatos y las violencias sexuales, acabar con la pobreza y la discriminación de las mujeres en todo el planeta…

Yo siento que cada vez más gente se está dando cuenta de que lo personal es político, que los feminicidios no son “crímenes pasionales”, que el amor no mata y el machismo sí, creo que queda muchísimo trabajo por hacer, pero vamos avanzando a grandes pasos. Por ejemplo, la cantidad de hombres feministas va aumentando cada año: cada vez hay más colectivos de hombres igualitarios que se juntan para despatriarcalizarse y para construir juntos nuevas masculinidades. 




Hay algunas popstars como Miley Cyrus y Nicki Minaj que dicen que ser activistas del feminismo, pero por otro lado, en sus letras y en sus vídeos parecen incongruentes. ¿Qué piensas al respecto?

Que tienen que llevar la teoría a la praxis, no sólo en su vida personal, sino también en su vida laboral. Ellas son capaces de mover masas, así que creo que tienen que aprovechar para revolucionar por dentro el panorama musical, y eliminar el masoquismo romántico de sus canciones. En lugar de animarnos a perder la cabeza por un hombre y ponernos a sus pies, podrían aprovechar su fama para contarnos otras historias de amor, para visibilizar la diversidad amorosa y sexual, para empoderar a niñas y mujeres y lanzarles el mensaje de que el amor y el odio son cosas diferentes, y que amar no es sufrir ni dejar de ser una misma.

Si no cambian estas estructuras del romanticismo patriarcal, las niñas seguirán pensando que amar es sacrificarse y que cuando te violan o te mandan al hospital de una paliza es porque te aman de verdad. Si las mujeres con fama y con poder siguen perpetuando en sus canciones el machismo, las mujeres seguirán pensando que aguantar malos tratos es una prueba de amor infinito.



¿Qué es el amor romántico? ¿Por qué nos hace daño?

El amor romántico es una construcción social y cultural, por eso no amamos ahora igual que en el siglo XII, y por eso tenemos diferentes formas de amar según el sitio en el que nacemos, o según la etapa histórica en la que vivimos. En Occidente nuestras formas de organizarnos y relacionarnos están atravesadas por la ideología capitalista y patriarcal, por eso establecemos relaciones interesadas, relaciones de dependencia mutua, relaciones de dominación y sumisión.

El romanticismo patriarcal es muy útil además para que las mujeres pierdan sus fuerzas y energías en encontrar al hombre ideal, ese Salvador que las rescatará del mundo laboral o de la pobreza, ese hombre guapo que te solucionará todos los problemas, te protegerá de otros hombres, te tendrá mantenida como a una Reina, y te amará para toda la vida. Nos han convencido de que el amor de verdad es sacrificio y sufrimiento, de que el amor lo puede todo, de que sin amor no somos nada: hay que romper todas estas creencias y desmontar todos los mitos patriarcales.

Hay otras formas de quererse y de amarse, pero nuestra cultura sigue reproduciendo eternamente el mismo esquema narrativo “chico-salva-dragones-chica-espera-encerrada-a ser la elegida” en el que se sublima el masoquismo femenino. Por eso nos duele tanto el amor: porque creemos que es una batalla en la que unos dominan y otros se someten, porque creemos que es eterno, porque creemos que transforma mágicamente a la Bestia en un príncipe azul, porque nos hacen muchas promesas que luego no se cumplen (el amor te hará feliz, el amor te hará sentir realizada y plena, el amor te salvará de la soledad, el amor dará sentido a tu vida…). Cuanto más mitificamos, más sufrimos.


¿Cuáles han sido tus autoras y autores de referencia?

Los libros que más me han gustado son los de las feministas anarquistas o socialistas, como Emma Goldman o Alexandra Kollontai. También he leído mucho a Simone de Beauvoir, Marcela Lagarde, Judith Butler, Paul Preciado, Raywan Conell, Erich Fromm, Herbert Marcuse y Michel Foucault.



¿Cuál es para ti el ideal del amor?

Para mí no hay un modelo ideal de amor, creo que cada cual debe construir el suyo propio. No hay fórmulas mágicas para dejar de sufrir, no hay recetas infalibles para ser feliz en el amor, pero sí que creo que tenemos que elaborar una ética del amor que nos permita querernos bien.

Necesitamos liberarnos de las etiquetas para poder elegir libremente con quién y cómo queremos relacionarnos erótica y sentimentalmente, necesitamos educación sexual y emocional para aprender a gestionar nuestras emociones, necesitamos una revolución afectiva que nos libere a todos de los miedos, los mandatos de género, las normas patriarcales que nos limitan a la hora de amarnos.

Mi concepto de amor es queer, es decir, creo que ningún amor es ilegal, y que hay muchas formas de quererse, de amarse, de relacionarse, y ninguna es mejor que otra. Con el Queer se rompe el concepto de “normalidad”, de “verdad” y “objetividad”: todos somos anormales y diversos, y nadie puede imponer su visión de la realidad a los demás.

Desde el Queer apostamos por el derecho universal a amarnos como nos plazca, a romper con las normas del patriarcado, a transitar por las identidades y las orientaciones sexuales como nos apetezca. No nos gusta encajonarnos en categorías ni etiquetas, y creemos que hay que relacionarse desde la libertad, no desde la necesidad.

El Queer reivindica la fuerza revolucionaria del amor, su capacidad para transformar el mundo en el que vivimos. Yo creo que con mucho amor podremos acabar con la desigualdad, los odios y las violencias, y creo también es posible un amor sin egoísmos, sin luchas de poder, sin guerras románticas, un amor que no se encierre en el dúo, que se expanda y se colectivice, que sirva para hacernos más solidarios y más generosos, que nos haga la vida más fácil a todos y a todas. 

Entrevista por @La_Kristo



Entra para ver su bibliografía clicando en la foto: 

http://haikita.blogspot.com.es/p/libros.html



 Y su bio clicando aquí: 


http://haikita.blogspot.com.es/p/bio-coral.html
Entrevista por @La_Kristo

1 comentario:

  1. Los vínculos entre los sistemas neurales corticales y subcorticales, los sistemas de recompensas placenteros o no, del mundo de las complejidades emocionales, afectivas y del sistema Mente-Cuerpo, aún está en sus comienzos y limitado; a pesar de los grandes progresos del siglo pasado y sobre todo a la última década, que apuntan y soportan una gama inmensa de las asociaciones en la formación de los sentimientos con la personalidad, sus estados mentales, las circunstancias, los medios de interrelación y el consabido archivo de experiencias anteriores, que van mucho más allá de las simples emociones básicas predominantes en las dos últimas centurias.Pero hablar de solo las influencias sociales y culturales, me parece tan ilogico, como los reducionisnas del aspecto genético. Me gustaría hablar este tema con ella, Gracias

    ResponderEliminar