viernes, 30 de septiembre de 2016

5 claves para usar bien el punto y coma




                          El punto y coma también es un símbolo de esperanza


 Para muchos escritores, el punto y coma es un signo de puntuación fastidioso. Todos sabemos que sirve para «tomar aire y hacer un descanso» mayor que con la coma y menor que con el punto. Hasta ahí, todo está claro, ¿pero cuándo se ha de aplicar?



1)    Cuando queremos enumerar una serie de elementos pero queremos dejar la coma para dar detalles y hacer aclaraciones.


Ejemplo:


He ido a casa de Adrián y aquello parecía una pocilga. La tele estaba rota; la bañera, sucia; el suelo, pegajoso; la cama, destartalada; la vajilla, por el suelo...

De esta forma, sabemos qué le ocurre a cada elemento de la casa. ¿Pero qué pasaría si separásemos sólo con comas? Veámoslo:

He ido a casa de Adrián y aquello parecía una pocilga. La tele estaba rota, el plato de ducha, sucio, el suelo, pegajoso, la cama, destartalada, la vajilla, por el suelo...


¿No parece que todo queda un poco caótico de esta forma? Si la lista fuera un poco más larga y siguiéramos enumerando más elementos así —separando sólo con las comas—, llegaría un momento en que nos perderíamos y acabaríamos preguntándonos cosas como «¿qué cosa está destartalada, la vajilla o la cama?, ¿qué está sucio, el plato de ducha o el suelo». Poniendo el punto y coma en casos como éste evitaremos confundir al lector.



Sigo confundido


2)    Cuando al hablar de un tema cambiamos, acto seguido, de sujeto.


El concierto ha sido un éxito en cuanto a venta de entradas; la música, horrorosa.


En este ejemplo, el tema central es el concierto, pero en la segunda parte hablamos de un elemento nuevo, sin abandonar el tema. Como introducimos un sujeto distinto —la música— separar con una coma no sería suficiente, y separar con un punto y seguido sería algo excesivo.  


Quizás lo veas mejor con este otro ejemplo:


Tenía la cara desencajada, pálida; sus ojos estaban hinchados.


El tema central en este ejemplo es la cara, pero en la segunda parte me desvío un poco y me centro en un elemento nuevo: los ojos. Por tanto, tengo que colocar «una separación» algo más consistente que la coma y menos intensa que el punto.


 3)    También se puede usar el punto y coma para no abusar del punto y seguido en aquellos párrafos que sean demasiado largos. De lo contrario, el lector sentirá que la información queda muy fragmentada y que hay poca conexión entre las ideas.


4)    Detrás de ciertos conectores (sin embargo, por tanto, por consiguiente, por otro lado, no obstante…). Fíjate en los ejemplos:


Has tenido un año para preparar las oposiciones y no has abierto un libro; por tanto, prepárate para suspender.


La semana pasada estuviste enviando invitaciones de cumpleaños a tus amigos; sin embargo, yo no he recibido la mía. ¡Ehem!



Si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí sin compromiso.


Este concursante canta como los ángeles; no obstante, su dicción es diabólica.


5)    Cuando hemos usado los dos puntos ( : ) —para enumerar elementos, por ejemplo— y tenemos que volver a usarlos en una misma oración. Como en este caso no podemos volver a poner los dos puntos, recurriremos al punto y coma. Recuerda: nunca coloques los dos puntos dos veces seguidas. Fíjate en el orden:


: ………………….. ; …………………



Correcto

Artura Josefa se encontró con la horma de su zapato: su malvada hermana gemela, Vicenta Daniela; el principio de todos sus problemas.

Incorrecto

Artura Josefa se encontró con la horma de su zapato: su malvada hermana gemela, Vicenta Daniela: el principio de todos sus problemas.

Por otro lado, los dos puntos siempre van a preceder al punto y coma, nunca al revés.


Incorrecto

Artura Josefa se encontró con la horma de su zapato; su malvada hermana gemela, Vicenta Daniela: el principio de todos sus problemas.


En resumen, primero coloco los dos puntos y luego, si he de utilizar este recurso otra vez, usaré el punto y coma en su lugar.

a)    : ……………. ; ……………………… Correcto

Nunca repitas dos puntos en un mismo mensaje.

b)    : …………..... : ……………………… Incorrecto

Tampoco coloques el punto y coma y luego los dos puntos. No inviertas el orden.

c)    ; …………… : ……............................ Incorrecto




De todos modos, dudar es inevitable porque a veces caben varias alternativas a la hora de dividir un texto en partes más pequeñas, y no siempre será fácil saber cuándo usar un punto y coma y cuándo un punto. Todo dependerá de lo que quieras transmitir y del grado de relación de un mensaje con el anterior. Por eso es importante que revises a conciencia aquello que escribes.


Por:  @NLutefisk

Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio


3 comentarios:

  1. ¿No es artificioso el primer ejemplo? ¿No puede ser así?:

    ¿Pero qué pasaría si separásemos sólo con comas? Veámoslo:

    He ido a casa de Adrián y aquello parecía una pocilga: La tele estaba rota, el plato de ducha sucio, el suelo pegajoso, la cama destartalada, la vajilla por el suelo...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Te comprendo. Sé que tanto signo de puntuación puede dar una apariencia un tanto artificiosa al conjunto, pero, técnicamente, es lo correcto, ya que al omitir el verbo, necesito una coma para separar los sujetos de sus complementos.

    Dicho de otro modo, la coma sustituye al verbo y con ella evitamos tener que repetirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar