martes, 8 de noviembre de 2016

Sí vs. si y sino vs. si no, ¿cómo diferenciarlos?



Cómo usar la raya o el guión 
Estimados letraheridos y bibliófilos, os pondré una prueba muy sencilla. Una de estas dos frases no está mal, está fatal.

Adivina cuál es:

a) Puede que nunca te haya llovido un millón de euros del cielo, pero si eres capaz de llegar hasta el final de este artículo sin pestañear, yo sí te regalaré ese millón.

b) Puede que nunca te haya llovido un millón de euros del cielo, pero sí eres capaz de llegar hasta el final de este artículo sin pestañear, yo si te regalaré ese millón.



Solución:
Ambas están mal. Yo nunca te regalaría un millón de euros; no salgo de casa con menos dos en el bolsillo y nunca tengo cambio.

Solución verdadera: b)

Si
Con este «si» ponemos una condición o establecemos una hipótesis. Fíjate bien, no lleva tilde. ¡Ojo!
¿Podríamos sustituir ese «si» condicional y huerfanito de tilde por otro término o por otra expresión que tenga el mismo sentido? Por supuesto que sí.

Puede que nunca te haya llovido un millón de euros del cielo, pero con la condición de que seas capaz de llegar hasta el final de este artículo sin pestañear, yo sí te regalaré ese millón.


Otras soluciones: a condición de, a cambio de…




Sí:
Con él afirmamos y damos énfasis a lo que decimos. Este «sí»… sí lleva tilde.

Es el «sí» que encontramos en situaciones como…

—¿Tomas como esposa a María Poliedra Federica de las Montañas Rosas Greenwich-Freikenhämmer-Sáez y Bevilacquos?

—Sí, quiero.





Éste es un «sí» afirmativo, rotundo, altanero… En este caso ya no hablamos de hipótesis, ni de condiciones. Simplemente, afirmamos.

Compáralo con el que vemos en este otro caso.

—¿Tomas como esposo a José Soponcio Intestino Grill-Xavarín del cocido Pöppercarraldas y Anatolia-Schmidt?

—Si no hay más remedio…

Con este «si» no afirmamos, sino que volvemos a hablar de condiciones y de hipótesis. No tenemos tilde (puede que José Soponcio la guardara en el banco).

Si necesitas ayuda para publicar, consúltanos clicando aquí sin compromiso.


Sino:
Es tu sino que tus libros sean leídos por millones de lectores y te mudes a vivir a una villa paradisíaca de la Toscana.

• Es mi sino darte unos pequeños consejos para que escribas mejor.


Como has visto en los ejemplos anteriores, este «sino» se podría sustituir por «destino». En principio, no creemos que encuentres mucha dificultad cuando tenga este significado.

Pero…
¡Cuidado!
«Sino» también es una conjunción adversativa, y aquí es cuando vienen los líos. ¿Pero «sino» no es lo mismo que «si no»? ¿Cuándo se escribe de una forma y cuándo de otra?

Vayamos por partes.
Sino: lo usamos para indicar una contraposición de ideas.

Ejemplo:

Tranquilo, no he vertido cicuta en la copa, sino vitriolo.

No he leído las Teorías sargantarianas sobre el pensamiento herpético-práctico del cosmos de Paróxides Quilón, sino las Teorías sargantarianas sobre el pensamiento herpético-práctico del cosmos de Brutágoras de Macedonia.

Ese «sino» denota adversidad, indica contraposición de una identidad frente a otra.





Si no:
Volvemos a hablar de ese «si» condicional, del que nos impone sus condiciones para que se dé (o no) una acción. Que vaya acompañado de una negación es lo que nos puede hacer dudar. Observa.

Vamos a tener que darnos prisa, si no cerrarán el museo de cera con nosotros dentro.
Aquí no hablamos de contraponer dos ideas, hablamos de que algo ocurrirá si no se realiza. Para comprenderlo mejor te enseñamos un pequeño truco.

Truco: si no (+ acción)

Vamos a tener que darnos prisa, si no (lo hacemos) cerrarán el museo de cera con nosotros dentro.


Escrito por: Por @NLutefisk



Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores
* Obligatorio




2 comentarios: