martes, 21 de febrero de 2017

Tipos de escritores






Como editorial que somos, recibimos al día varios manuscritos y tratamos con escritores y "con gente que escribe" de lo más variopinto. Lo curioso es que hemos detectado que hay varios patrones de escritor que se repite y repite y que ya ves venir de lejos. Algunos son entrañables pero otros, aunque nos duela decirlo, son desesperantes. En tono de humor y sin que nadie se dé por aludido por favor, os presentamos "Tipos de escritores".

lunes, 20 de febrero de 2017

5 Libros escritos bajo el efecto de las drogas



Por todos es sabido que la ayuda de sustancias estimulantes, psicotrópicas o relajantes ha estado ligada con la creatividad de muchos artistas. Si bien hay algunos, como Charles Bukowski, que admitía su adicción sin tapujos y que incluso le servía como eje argumental, otros, más discretos, tardaron años en admitir que su Opera Magna fue gracias a una "ayudita" extra. 

Cabe decir que otros muchos escritores escribieron bajo los efectos de sustancias relajantes pero no para exacerbar su creatividad, sino porque eran ansiosos o depresivos y estas sustancias les ayudaban a sobrellevar el tormento y el escrutinio bajo el que se sentían.

Aquí mostramos 5 libros que fueron escritos bajo los efectos de las drogas y qué efectos tenían éstas en el sistema nervioso.


1. El Resplandor (Stephen King)



Sí, el entrañable y enfermizo King vivió los años 70 de una forma frenética. 

Ya desde Carrie tenía serios problemas con su alcoholismo pero su punto álgido fue cuando escribió "El Resplandor". 

Según afirma King era politoxicómano. Durante la creación del libro que lo alzó a la cumbre de los grandes escritores de terror del siglo XX, consumía aproximadamente 25 cervezas al día, combinadas con Valium, cocaína, jarabe para la tos y esa adicción la proyectó en su psicótico protagonista: Jack.


La Náusea (Jean Paul Sartre)



Se puede decir de todo sobre el escritor francés, pero lo que no podemos negar es que era un verdadero temerario. Durante más de 20 años fue adicto a las anfetaminas: unas cápsulas que producen sensación de confianza, alerta, así como los niveles de energía y autoestima. Todo esto mezclado con grandes dosis de alcohol y litros de café.
Durante la creación de "La Náusea", su gran manifiesto existencialista, estuvo bajo el influjo de la mescalina. La mescalina es un alcaloide del grupo de las drogas alucinógenas, creadas para el tratamiento de la esquizofrenia (la mescalina es el principio activo del Peyote).

Tanto fue su abuso que llegó a tener una alucinación persistente: unas langostas que bailaban, lo acompañaban a cualquier lugar, incluso cuando iba a dormir le preguntaban si se encontraba bien. Él declaró que les llegó a coger mucho cariño.
Su gusto por alterar sus estados de conciencia no se detuvieron ahí; también consumía Speed (y sí, combinado con los mencionados alcohol y café porque sino, no podía levantarse de la cama). 
Su droga favorita fue la corinidrina, que estaba contraindicada tomar con Aspirina y más de dos al día, pero Sartre tomaba como mínimo 20.
Después de años de abusos no se sentía demasiado bien y empezaba a estar hastiado de las langostas y demás crustáceos que le seguían constantemente. Su psiquiatra dijo que era una consecuencia del uso persistente de las drogas junto a una depresión y que debía racionalizar esas visiones surrealistas.

Robert Louis Stevenson (Dr Jekyll and Mr. Hyde)

Bueno, conociendo la trama de la obra, no es tan marciano deducir que había sido escrita bajo el efecto de alguna droga. En este caso, el autor escocés, se sirvió de la cocaína sin control. 
La idea surgió de una pesadilla pero sus dedos no dejaron de escribir y su mente de funcionar frenéticamente. Tanto fue así que escribió la obra en 6 días. 

La paradoja de ésto, según su hijo adoptivo, fue que una gran mejora de su estado anímico y también físico. 


Las Puertas de la Percepción ( Aldous Huxley)


No hace falta siquiera decir que de esta obra la banda californiana "The Doors" sacó su afamado nombre.
Este místico libro se convirtió en todo un best-seller de hippies universitarios, curiosos por saber lo que nos contaba este libro, casi a modo de guía, donde se explicaba de seductora forma, los efectos de las drogas de moda de la época: las psicodélicas.
Escrito bajo el efecto de la mescalina, el autor describía la visión caleidoscópica como algo sensual, así como la atemporalidad o la irrelevancia de lo físico; que lo tangible era sólo una percepción de los filtros que usan nuestros sentidos y que una vez, derrumbados esos filtros, la percepción se convertía en algo espiritual.

Naked Lunch (William Burroughs)


Este surrealista pero brillante libro de un hombre que era agente secreto y que tenía como controlador a un insecto gigante, se creó mientras Lunch se inyectaba cantidades ingentes de heroína.
No sólo tomaba Ayahuasca y Marihuana, sino que en sus novelas inventaba más drogas. Parece que las drogas y el efecto de éstas era algo que al famoso autor le fascinaba.

¿Y tú?¿Alguna vez has usado algún tipo de droga para aumentar tu ingenio?


Escrito por @La_Kristo
Y si te ha gustado suscríbete en #AyudaParaEscritores

* Obligatorio




martes, 31 de enero de 2017

8 características del haiku (un estilo de poesía que quizás estés utilizando)





Todo lo que proceda de la cultura japonesa, de alguna forma, siempre atrae, tanto si se trata de lo más ancestral como de lo más novedoso: del bonsai y la jardinería ikebana a los avances tecnológicos, del teatro de marionetas bunraku al manga y al anime… ¿Y qué vamos a contar de su historia? Pero no te asustes, no te soltaremos un sermón sobre cultura japonesa. Lo que sí haremos es centrarnos en su poesía, concretamente en el haiku, un tipo de poesía cuyo máximo exponente fue Matsumo Busho y cuyo influjo atrajo a autores como Octavio Paz o Mario Benedetti. Podríamos intentar explicar qué tiene el haiku que no tenga la poesía occidental o por qué, de un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda. Pero lo que hoy nos interesa es definirlo y saber cómo se compone. Te ofrecemos 8 características del haiku.

miércoles, 18 de enero de 2017

7 tipos de comas y cuándo usarlas.





Uno de los errores que los escritores cometen con más frecuencia no tiene que ver con el arco de transformación de los personajes, ni con los cliffhangers, ni con cómo diseñar conflictos narrativos, sino con algo más básico y prosaico: cómo poner una coma en su sitio. Es cierto que no siempre su uso está claro, ya que muchas veces depende de factores como la intención del autor, el ritmo que se le quiera dar a la lectura… Sin embargo, en otras ocasiones, su uso está justificado. Si una coma no está bien colocada, todo el mundo se va a dar cuenta, sobre todo si su función es evitar ambigüedad en el mensaje.

El uso de la coma no es algo que se dé en cursos de escritura creativa o en facultades de Filología; se suele estudiar en el colegio y se da por hecho que todo el mundo sabe usarla. Aun así, vamos a darle un repasito y a enseñarte 7 tipos de comas y cuándo usarlas. 

Es aconsejable que leas este artículo hasta el final, ya que también te mostraremos 8 casos en los que NO debes utilizarla.

10 claves para escribir una sátira






Una sátira es una forma de acercar la lupa a los vicios de la sociedad y ridiculizarlos, a menudo, con el fin de solucionar una situación injusta. Sabrás que los chistes y las viñetas sobre política son un ejemplo muy claro de sátira, ya que inciden en temas como la corrupción, el exceso de idealismo, la falta de valores éticos, la torpeza o la desidia de la clase gobernante o de la oposición… Sin embargo, a nosotros, como escritores, nos interesa saber cómo aplicar este recurso a la literatura, como hizo Jonathan Swift con Los viajes de Gulliver (porque… sabías que este libro es, en realidad, un gran sátira de la sociedad inglesa del siglo XVIII, ¿verdad?). Así que fíjate en estas 10 claves para escribir una sátira.

martes, 3 de enero de 2017

Simbología en literatura: 3 preguntas clave



Con la simbología tratamos de adivinar, en un elemento, un significado más profundo que el que percibimos a primera vista. Por ejemplo, una cueva no es solo una cueva si la identificamos con la oscuridad absoluta, la ceguera, el miedo, la ignorancia, la muerte… o, por el contrario, con la invitación a explorar y a desafiar lo desconocido, o con la aventura, la valentía, etc. Todo va a depender de los atributos que queramos darle y del papel que queremos que juegue dentro de nuestra obra. Así que te planteamos 3 cuestiones fundamentales sobre la simbología en la literatura

7 recursos para dar una opinión crítica de un libro




Estás hablando animadamente con unos amigos y empezáis a hablar de libros. En algún momento, alguien te hará preguntas de este tipo: «¿Cuál es el último que has leído? ¿Qué estás leyendo ahora?» Lo más seguro es que nadie espere una respuesta corta, como alguna de estas:

—¿Has leído tal libro?
—Me gustó mucho. Es muy bonito. / No, no me gustó nada. Me parece una p… m…

He aquí un ejemplo clarísimo de opinión plana, que consiste en dar una información muy básica a nuestro interlocutor. Pero quizá este quiera saber algo más; así que no te quedes con las opiniones que daría un niño de 7 años porque, normalmente, cuando alguien te pide opinión sobre un libro, quizás te esté pidiendo implícitamente que lo valores y se lo recomiendes, para saber si va a disfrutar leyéndolo. Hoy te ofrecemos 7 recursos para dar una opinión crítica de un libro.