miércoles, 18 de enero de 2017

7 tipos de comas y cuándo usarlas.





Uno de los errores que los escritores cometen con más frecuencia no tiene que ver con el arco de transformación de los personajes, ni con los cliffhangers, ni con cómo diseñar conflictos narrativos, sino con algo más básico y prosaico: cómo poner una coma en su sitio. Es cierto que no siempre su uso está claro, ya que muchas veces depende de factores como la intención del autor, el ritmo que se le quiera dar a la lectura… Sin embargo, en otras ocasiones, su uso está justificado. Si una coma no está bien colocada, todo el mundo se va a dar cuenta, sobre todo si su función es evitar ambigüedad en el mensaje.

El uso de la coma no es algo que se dé en cursos de escritura creativa o en facultades de Filología; se suele estudiar en el colegio y se da por hecho que todo el mundo sabe usarla. Aun así, vamos a darle un repasito y a enseñarte 7 tipos de comas y cuándo usarlas. 

Es aconsejable que leas este artículo hasta el final, ya que también te mostraremos 8 casos en los que NO debes utilizarla.

10 claves para escribir una sátira






Una sátira es una forma de acercar la lupa a los vicios de la sociedad y ridiculizarlos, a menudo, con el fin de solucionar una situación injusta. Sabrás que los chistes y las viñetas sobre política son un ejemplo muy claro de sátira, ya que inciden en temas como la corrupción, el exceso de idealismo, la falta de valores éticos, la torpeza o la desidia de la clase gobernante o de la oposición… Sin embargo, a nosotros, como escritores, nos interesa saber cómo aplicar este recurso a la literatura, como hizo Jonathan Swift con Los viajes de Gulliver (porque… sabías que este libro es, en realidad, un gran sátira de la sociedad inglesa del siglo XVIII, ¿verdad?). Así que fíjate en estas 10 claves para escribir una sátira.

martes, 3 de enero de 2017

Simbología en literatura: 3 preguntas clave



Con la simbología tratamos de adivinar, en un elemento, un significado más profundo que el que percibimos a primera vista. Por ejemplo, una cueva no es solo una cueva si la identificamos con la oscuridad absoluta, la ceguera, el miedo, la ignorancia, la muerte… o, por el contrario, con la invitación a explorar y a desafiar lo desconocido, o con la aventura, la valentía, etc. Todo va a depender de los atributos que queramos darle y del papel que queremos que juegue dentro de nuestra obra. Así que te planteamos 3 cuestiones fundamentales sobre la simbología en la literatura

7 recursos para dar una opinión crítica de un libro




Estás hablando animadamente con unos amigos y empezáis a hablar de libros. En algún momento, alguien te hará preguntas de este tipo: «¿Cuál es el último que has leído? ¿Qué estás leyendo ahora?» Lo más seguro es que nadie espere una respuesta corta, como alguna de estas:

—¿Has leído tal libro?
—Me gustó mucho. Es muy bonito. / No, no me gustó nada. Me parece una p… m…

He aquí un ejemplo clarísimo de opinión plana, que consiste en dar una información muy básica a nuestro interlocutor. Pero quizá este quiera saber algo más; así que no te quedes con las opiniones que daría un niño de 7 años porque, normalmente, cuando alguien te pide opinión sobre un libro, quizás te esté pidiendo implícitamente que lo valores y se lo recomiendes, para saber si va a disfrutar leyéndolo. Hoy te ofrecemos 7 recursos para dar una opinión crítica de un libro.


7 ideas para encontrar a tu lector ideal





A todos nos gustaría que nuestras obras llegaran a todo tipo de lectores, ¿verdad? Por desgracia, esto no siempre es así. Es cierto que hay libros que consiguen enganchar a un espectro más o menos amplio de audiencia, pero parece que es privilegio de unos pocos. Por eso, esta vez te ayudamos a centrarte en buscar a tu público y definir tu target. Te damos 7 ideas para encontrar a tu lector ideal.

martes, 13 de diciembre de 2016

Cómo hacer introspección en tus personajes




Por el título de este post, pensarás que hoy vamos a limitarnos a explicar algo que a simple vista parece muy obvio, ¿verdad? Si crees que con acompañar la reflexión de un determinado personaje con un «pensó» o un «se dijo a sí mismo» es suficiente, te equivocas. Abre bien los ojos porque te vamos a demostrar que hay varias formas de enseñar cómo piensa y siente un personaje; es decir, de hacer introspección. Y presta atención al ejercicio que te proponemos al final.

8 consejos para escribir política ficción





¿Política aquí también? Sí… y no es algo nuevo. De hecho, la literatura de política ficción no la hemos inventado ahora. La hemos tenido durante siglos ante nuestras narices y no hemos sabido verla. ¿Qué dirías, si no, que son los dramas de Shakespeare? ¿Acaso todas esas intrigas palaciegas, traiciones, luchas, etc. entre reyes, emperadores, generales… no se podrían incluir en este género? Por supuesto que sí. Si hasta en El rey Lear el bufón denuncia la actitud del monarca, tal como harían hoy los medios de comunicación. ¿Te interesa? Pues te damos 8 consejos para escribir política ficción: